Bomba Estéreo: "Vamos a revertir la huella de carbono que deje nuestra gira"

Simón Mejía y Liliana Saumet, integrantes de Bomba Estéreo.

Actualidad
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


En su nuevo disco, que conserva la mezcla de ritmos caribeños, cumbia, percusión y electrónica de las raíces de la formación colombiana.

Hacer el alegato a favor de la naturaleza que Bomba Estéreo plasma en su nuevo disco, "Deja", está reñido con viajar cada semana a una ciudad distinta para dar conciertos. Por eso, el grupo colombiano quiere marcar ejemplo y medir el impacto medioambiental de su gira para revertirlo.

"La huella de carbono

que dejan los músicos es mucha", explica en una entrevista con Efe Simón Mejía, uno de los dos integrantes de Bomba Estéreo. "Si todo el mundo artístico, la industria, se pusiera en esa mentalidad habría un gran cambio y nosotros vamos a hacer lo imposible por impulsar eso e inculcarlo".
En su nuevo disco, que conserva la mezcla de ritmos caribeños, cumbia, percusión y electrónica de las raíces de la formación colombiana, cantan a la tierra, a la naturaleza, a recuperar la esencia.
Le puede interesar: Las series de Marvel y Star Wars lucharán por sus primeros Emmy
"Nos vendieron la tierra y apagaron el sol", "estamos perdidos en medio del bosque viendo su extinción", canta Liliana Saumet en "Tierra", una de las canciones que componen "Deja", que salió a la luz el 10 de septiembre.

"El fin del mundo"

Liliana y Simón alcanzaron a reunirse a principios de 2020 con los colaboradores del disco y con la artista colombiana Lido Pimienta, autora de algunas de las letras, en la casa de Li en Santa Marta para grabarlo acunados por la misticidad de la selva de la Sierra Nevada.

Sobre el disco pesa la idea del "fin del mundo" que intentaron tratar de una forma positiva y a la vez abordar "la desconexión que tenemos los seres humanos con la naturaleza y cómo estamos hoy en día conectados a aparatos pero perdimos la conexión más fundamental que es la que teníamos hace siglos con la naturaleza".

Contra el ritmo frenético

La pandemia les permitió pulirlo y trabajarlo. Tampoco quisieron precipitarse a lanzarlo en mitad del caos ni ser el centro de atención mientras se sucedían las muertes, la crisis y la ansiedad. "Tampoco hay afán de nada", reconoce Mejía.De momento, como para el disco, no tienen prisa en echarse a los escenarios y miran a 2022 cuando haya la posibilidad de "hacer shows con tranquilidad", de volver a los escenarios y las pistas de baile con su "perreo respetuoso" y con conciencia.