Apertura de las Indulgencias por el Año Jubilar

El Papa Francisco convocó el Año de San José para conmemorar los 150 años del decreto Quemadmodum Deus.

Entretenimiento
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Este es un año será posible conseguir la indulgencia plenaria, para la que se deben cumplir con tres condiciones.
Con ocasión del 150º aniversario de la declaración de san José como Patrono de la Iglesia Universal, el Papa Francisco convocó desde el 8 de diciembre de 2020 al 8 de diciembre de 2021, un Año Jubilar de San José.

En Santa Marta, la Parroquia San José iniciará hoy sábado 06 de marzo la apertura de las indulgencias por el Año Jubilar, teniendo una excelente programación para los fieles católicos durante varios días.

El Papa Francisco non invita a que nos fijemos de forma especial en la figura de San José. Para eso, señaló cuáles son las dos virtudes únicas que definen al padre de Jesús: “José es el hombre que sabe acompañar en silencio” y es “el hombre de los sueños”.

Este es un año será posible conseguir la indulgencia plenaria, para la que se deben cumplir con tres condiciones: la confesión sacramental, la comunión eucarística y la oración por las intenciones del Romano Pontífice.

Por medio de un decreto aprobado por el Pontífice y firmado por el Penitenciario Mayor, Cardenal Mauro Piacenza, el Santo Padre ha constituido este Año de San José al cumplirse los 150 años del Decreto Quemadmodum Deus, por medio del cual el Beato Pío IX declaró a San José Patrono de la Iglesia.

En el decreto se puede leer: "Todos los fieles tendrán así la posibilidad de comprometerse, mediante la oración y las venas obras, en obtener con ayuda de San José, cabeza de la celeste Familia de Nazaret, consuelo y alivio de las graves tribulaciones humanas y sociales que hoy afligen al mundo contemporáneo".

Para obtener la indulgencia plenaria, se deberán cumplir las condiciones prescritas por la Iglesia para tal efecto: confesión sacramental, comunión eucarística y rezar por las intenciones del Santo Padre. "Se concede la indulgencia plenaria a cuantos mediten al menos durante 30 minutos la oración del Padre Nuestro, o participen en un Retiro Espiritual de al menos una jornada donde se realice una meditación sobre San José", se informa en el decreto.

Asimismo, "se concede la indulgencia plenaria a los fieles que reciten las Letanías a San José (para la tradición latina), o el Akathistos a San José, entero o al menos una parte (para las tradiciones bizantinas), u otra oración a San José propia de otras tradiciones litúrgicas por la Iglesia perseguida ad intra y ad extra y para el alivio de todos los cristianos que padecen alguna forma de persecución", prosigue el texto. Del mismo modo, para reafirmar la universalidad del patrocinio de San José sobre la Iglesia, además de dichos motivos, la Penitenciaría Apostólica concede la indulgencia plenaria "a los fieles que reciten cualquier oración legítimamente aprobada o acto de piedad en honor de San José".

El decreto finaliza especificando que "en el actual contexto de emergencia sanitaria del Covid-19, el don de la indulgencia plenaria se extiende de forma particular a los ancianos, a los enfermos, a los agonizantes, y a todos aquellos que por motivos legítimos se encuentran imposibilitados a salir de casa, a los cuales, con el alma libre de todo pecado y con la intención de cumplir, en cuanto sea posible, las tres condiciones habituales, en su casa o donde les retiene su enfermedad, reciten un acto de piedad en honor a San José, consuelo de los enfermos y patrono de la buena muerte, ofreciendo con fe a Dios los dolores y sufrimientos de la vida".