Artesanos latinoamericanos bordan, pintan y tallan para paliar el coronavirus

En Latinoamérica la pandemia se encontró también con los retablos de Ayacucho, una de las expresiones artísticas más famosas de esa región de Perú y declarados Patrimonio Cultural por representar en coloridas cajas de madera fiestas y bailes con figuras amasadas y moldeadas con harina.

Entretenimiento
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


La pandemia, que en esta parte del mundo comenzó el pasado 26 de febrero con la confirmación del primer caso de Covid-19 en Brasil, obligó a cerrar las fronteras.

Bogotá, (EFE). Las hábiles manos de los artesanos que en remotos lugares de América Latina bordan, pintan o tallan obras que son muestra de su inmensa diversidad cultural, hoy reinventan su quehacer para sobrevivir a un letal enemigo invisible que llegó de tierras lejanas y amenaza con poner en peligro sus ancestrales oficios: el coronavirus.

La pandemia, que en esta parte del mundo comenzó el pasado 26 de febrero con la confirmación del primer caso de Covid-19 en Brasil, obligó a cerrar las fronteras.

Tejiendo desde el sur de américa

Así lo entendió la chilena Magdalena Navarrete, quien en la sureña Panguipulli, en la región de Los Ríos, puso en marcha su telar mapuche para elaborar ponchos y capas con lana de las ovejas que ella misma cría y esquila.

Allí, en la terraza de su casa, que queda a la orilla del lago Panguipulli, hilvanó al estilo tradicional, sin costuras y en una sola pieza, para el proyecto "Volver a tejer", que la ayuda a mantener vivo ese patrimonio cultural.

En total, 70 chilenas vencieron las dificultades que les impuso no solo el virus sino el tener entre sí casi 1.000 kilómetros de distancia que separan a las que viven en la región de Valparaíso (centro) con aquellas que habitan en Los Ríos (sur).

Todas, con esmero, confeccionaron 1.200 ponchos y chalecos de lana que serán comercializados por una marca de retail y gracias a la colaboración del Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap).

Escenas de la pandemia en retablos

En Latinoamérica la pandemia se encontró también con los retablos de Ayacucho, una de las expresiones artísticas más famosas de esa región de Perú y declarados Patrimonio Cultural por representar en coloridas cajas de madera fiestas y bailes con figuras amasadas y moldeadas con harina.

Incluso han rendido un divertido tributo al "meme" de los porteadores de ataúdes de Ghana con su particular baile mientras arriban unos esqueletos que "representan a los imprudentes que perdieron la vida por no respetar el confinamiento", contó el artesano.

Mascarillas artesanales para el mundo

Otras que le han puesto el pecho a la crisis son las Tejedoras de Mampuján, un grupo de mujeres que, a través del tejido de tapices, buscan sanar el dolor que les dejó el conflicto armado en Colombia.

En el nuevo Mampuján o Mampujancito, como algunos le dicen, Juana Ruiz y unas 40 tejedoras más tiene hoy como único ingreso hacer tapabocas que venden a través de las redes sociales.

Desde este poblado, que refundaron luego de haber sido desplazadas violentamente en el 2000 por los grupos paramilitares que delinquían en la subregión de los Montes de María, en el caribe colombiano, empezaron a exhibir en Facebook y Whatsapp su propuesta.

Aunque la poca conectividad a internet de la zona amenazó con dejarlas una vez más sin nada, la suerte de las tejedoras mejoró.


Próximos Eventos

Más Noticias de esta sección

Publicidad