¿Acostumbrados a los masajes? Estas son algunas técnicas en casa

Entretenimiento
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Durante la cuarentena es conveniente para la salud mental y corporal, mantener una rutina y hábitos saludables y equilibrados. Comer bien y ajustar la ingesta de calorías al desgaste físico a realizar, dormir las mismas horas que de costumbre a pesar de tener más tiempo libre y realizar ejercicio son sólo algunas de las recomendaciones de los expertos.

 

Pero además, también podemos realizar auto masajes. La falta de movilidad, la ansiedad y una alimentación desequilibrada son factores que hacen que se paralice el sistema linfático, acumulando líquidos y toxinas y produciendo inflamación corporal. Es por eso que, además de adoptar un estilo de vida saludable, en estos momentos resulte fundamental apoyarnos en la cosmética y reforzar los cuidados corporales y el auto masaje en casa, indican los especialistas.

Pero también el rostro es muy importante y nada como aplicar cremas de tratamiento, sérums y aceites faciales entre otros con un pequeño ritual de masaje a diario para mantener la piel más luminosa y oxigenada. El cuello y la papada deben incluirse en estas sesiones.

Práctica en casa:

  • Fuera papada

La papada es una de las zonas que más preocupa. Una buena rutina de yoga facial es perfecta. Se puede probar agarrando con una mano abierta la mandíbula, manteniendo el dedo pulgar y el dedo índice estirados. Aplicar tensión mientras se hace fuerza con la mandíbula avanzando ligeramente la barbilla hacia delante.

Cuidado porque no hay que presionar con demasiada energía ya que se dañarían las cervicales. Es clave acá no olvidar que la higiene postural es clave. Una postura incorrecta frente a la computadora afecta de manera especial a papada, cuello y escote. Para mantener la cabeza erguida se debe imaginar que una cuerda la sostiene y la lleva hacia el techo.

Se puede complementar este ritual de auto masaje por la noche, con mascarillas con colágeno para tensar, y cafeína para reducir la grasa. Actúan como un parche consiguiendo el efecto tensor que estamos buscando.

  • En el cuerpo

El auto masaje drenante corporal es perfecto para una dosis de cuidados extra en casa y lo mejor es acompañarlo con un gel anticelulítico o con un gel osmótico desinfiltrante. De hecho, se pueden aplicar antes de hacer la rutina de ejercicios.

Aplicar la crema anticelulítica, aceite anticelulítico o gel osmótico desinfiltrante por piernas, abdomen y brazos; y, a continuación, efectuar las siguientes maniobras: 

Piernas: comenzar masajeando en círculos los maléolos (huesos que sobresalen en la parte del tobillo) para, posteriormente, realizar arrastres ascendentes desde el tobillo a rodilla.

En la zona de detrás de la rodilla realizar dos presiones fijas. Continuar con movimientos ascendentes externos e internos hacia la zona de las ingles. Finalmente, subir la pierna a una silla para poder masajear, de manera ascendente, el muslo por la parte de atrás, terminando en los glúteos y masajeando en esta zona, hacia afuera.

Abdomen: trazar imaginariamente un triángulo en el abdomen, representando los distintos segmentos del colon: ascendente - transverso - descendente. Masajear en sentido a las agujas del reloj y si existe zona de acumulación de grasa, realiza un “pellizqueo”. En el área de las caderas (zona de retención de líquidos) primero pellizcar la zona y terminar con un masaje circular.

Brazos: con el brazo levantado por encima de la cabeza, masajear del codo hacia la axila y también del codo al hombro. Hacerlo de manera ascendente hacia las axilas, sin olvidar trabajar también la zona que queda al lado del pecho, cerca de la axila.

  • Cuello

Es uno de los grandes olvidados de la anatomía, pero sin duda uno de los indiscutibles delatores del paso del tiempo porque es una de las zonas más delicadas. El cuello carece de soporte óseo que lo sostenga y presenta una piel mucho más fina porque tiene menos glándulas sebáceas, poco tejido adiposo y menor densidad de las fibras conjuntivas. Eso quiere decir que acusa más la pérdida de elasticidad y firmeza de la piel, con la consecuente aparición de doble mentón, papada y arrugas.

Calentar la piel con ligeras presiones, de esta manera se aumenta la receptividad en la misma. Para ello, hay que realizar ligeras presiones a lo largo del cuello, con las palmas de las manos desde el ángulo mandibular hacia el escote. Empezar por el lado izquierdo, repetir en el centro y terminar en el lado derecho.



Próximos Eventos

Más Noticias de esta sección

Publicidad