La Guadalupana, la mujer de la espera

Como cada 12 de diciembre, la comunidad católica se une para celebrar a Nuestra Señora de Guadalupe.

Entretenimiento
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Como cada 12 de diciembre, la comunidad católica se une para celebrar a Nuestra Señora de Guadalupe.

Un sábado de 1531 a principios de diciembre, un indio llamado Juan Diego, iba muy de madrugada del pueblo en que residía a la ciudad de México a asistir a sus clases de catecismo y a oír la Santa Misa. Al llegar junto al cerro llamado Tepeyac amanecía y escuchó una voz que lo llamaba por su nombre.

Él subió a la cumbre y vio a una Señora de sobrehumana belleza, cuyo vestido era brillante como el sol, la cual con palabras muy amables y atentas le dijo: "Juanito: el más pequeño de mis hijos, yo soy la siempre Virgen María, Madre del verdadero Dios, por quien se vive. Deseo vivamente que se me construya aquí un templo, para en él mostrar y prodigar todo mi amor, compasión, auxilio y defensa a todos los moradores de esta tierra y a todos los que me invoquen y en Mí confíen. Ve donde el Señor Obispo y dile que deseo un templo en este llano. Anda y pon en ello todo tu esfuerzo".

De regresó a su pueblo Juan Diego se encontró de nuevo con la Virgen María y le explicó lo ocurrido. La Virgen le pidió que al día siguiente fuera nuevamente a hablar con el obispo y le repitiera el mensaje. De regreso, Juan Diego halló a María y le narró los hechos. La Virgen le mandó que volviese al día siguiente al mismo lugar pues allí le daría la señal. Al día siguiente Juan Diego no pudo volver al cerro pues su tío Juan Bernardino estaba muy enfermo.
Para este día la Parroquia San José realizará una  misa solemne a las 6 de la tarde seguido de la entrada de la virgen de Guadalupe con Jesús.
Para este día la Parroquia San José realizará una misa solemne a las 6 de la tarde seguido de la entrada de la virgen de Guadalupe con Jesús.

La madrugada del 12 de diciembre

Juan Diego marchó a toda prisa para conseguir un sacerdote a su tío pues se estaba muriendo. Al llegar al lugar por donde debía encontrarse con la Señora prefirió tomar otro camino para evitarla. De pronto María salió a su encuentro y le preguntó a dónde iba.

El indio avergonzado le explicó lo que ocurría. La Virgen dijo a Juan Diego que no se preocupara, que su tío no moriría y que ya estaba sano. Entonces el indio le pidió la señal que debía llevar al obispo. María le dijo que subiera a la cumbre del cerro donde halló rosas de Castilla frescas y poniéndose la tilma, cortó cuantas pudo y se las llevó al obispo.

Una vez ante Monseñor Zumarraga Juan Diego desplegó su manta, cayeron al suelo las rosas y en la tilma estaba pintada con lo que hoy se conoce como la imagen de la Virgen de Guadalupe. Viendo esto, el obispo llevó la imagen santa a la Iglesia Mayor y edificó una ermita en el lugar que había señalado el indio.

Pio X la proclamó como "Patrona de toda la América Latina", Pio XI de todas las "Américas", Pio XII la llamó "Emperatriz de las Américas" y Juan XXIII "La Misionera Celeste del Nuevo Mundo" y "la Madre de las Américas".

Celebración en Santa Marta

Para este día la Parroquia San José realizará una misa solemne a las 6 de la tarde seguido de la entrada de la virgen de Guadalupe con Jesús; luego se realizará la consagración de un grupo de personas que se han venido formando en temas religiosos durante un mes. Esta consagración total a Jesús por María, ha sido un proceso de oración, meditación, formación y mucha lucha para llegar hasta el final.

EL INFORMADOR, dialogó con Diana Fernández una de las personas que participará del proceso de consagración, ella dijo lo siguiente; “desde el pasado 9 de noviembre que empezamos todo de proceso de formación anhelábamos el día de hoy, nos hemos preparado en cada uno de los pasos y bajo los designios de Dios; también desde el sacramento de la confesión”.

“La consagración como tal es un proceso de disciplina, amor a la virgen y la exigencia conforme iban pasando las semanas era un poquito más pesada, al principio nos tomábamos 15 minutos la meditación; ya con el pasado de las semanas era mucho más larga, cada uno desde sus lugares realizaba su meditación pero los días miércoles nos reuníamos a las 7 de la noche para realizar nuestras guías” dijo Fernández.

¿Por qué la consagración en este día?

“Queríamos una fecha muy especial y sabemos que la advocación de nuestra Señora de Guadalupe es muy querida no solamente en México, también en Colombia, por tal motivo escogimos esta fecha en la que ya estamos preparados” dijo Diana Fernández.

EL INFORMADOR, también consultó a el Padre de la parroquia San José, Alexander Amariles, esto fue lo que dijo: “En el tiempo de esta espera, en el mes de diciembre acuden a la Madre, en medio del Adviento celebramos pues a la Virgen embarazada, a Nuestra Señora de Guadalupe.

Todos deberíamos identificarnos con ella porque sabemos lo que significa esperar con esperanza y alegría, sabemos ahora lo que significa emigrar y cruzar el desierto con su hijo en brazos, y con su esposo José́, para buscar paz y justicia al otro lado. Como ella, cada uno de nosotros vivimos este momento porque sencillamente esperamos tiempos mejores”.

Ella, la Virgen Morena se apareció́ al indígena sufriente San Juan Diego Cuauhtlatoatzin en el cerro del Tepeyac 500 años atrás en México, para darles amor y esperanza. Con los misioneros llegó a tierras latinoamericanas. Nunca ha dejado de acompañar a sus hijos. Ellos lo saben y la traen en una medalla al cuello, en una imagen en sus mochilas, y sobre todo, la traen injertada en el corazón. Ella sigue acompañando a cada hijo que sufre en esta tierra donde la lucha cada día se hace más difícil, pero Ella, la patrona de América Latina, la Emperatriz de las Américas, la Madre sigue alentándonos con su imagen de “espera”, y sigue acompañándonos en este “valle de lágrimas” como dice nuestra “Salve”.

“Si tú te dices llamar devoto de la Virgen de Guadalupe, debes amar a cada persona, al inmigrante, al no nacido, al incapacitado, al pobre, al huérfano, a la viuda, al que simplemente es diferente a ti. Debes seguir su mensaje y ejemplo, hacer realidad lo que recibiste en los sacramentos de iniciación cristiana, ir más allá de cualquier cuestión política, étnica o ideológica” dijo el Padre Alexander.