Amnistía acusa a las farmacéuticas de obstruir un acceso justo a las vacunas

Salud
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Amnistía Internacional (AI) ha acusado a las principales farmacéuticas que fabrican la vacuna contra la covid de priorizar sus intereses con decisiones que "limitan la producción global" y "obstruyen un acceso justo" a esos preparados durante la pandemia.

En su informe "Doble dosis de desigualdad: las farmacéuticas y la crisis de las vacunas de covid-19", difundido este miércoles, la organización critica asimismo a los países ricos, como el Reino Unido, Estados Unidos o la Unión Europea, por "comprar el suministro y acumular dosis" en lugar de destinarlas a lugares con menos recursos.

Según AI, todas las empresas analizadas -AstraZeneca, BioNTech, Johnson & Johnson, Moderna, Novavax y Pfizer- fracasan "en mayor o menor grado" en su responsabilidad legal de velar por los derechos humanos, al no promover iniciativas que permitan que las vacunas estén ampliamente disponibles y sean accesibles a un precio económico.

En el documento, que incluye correspondencia con las multinacionales, Amnistía censura que, pese a recibir financiación gubernamental y pedidos por adelantado -lo que eliminaría el riesgo asociado con el desarrollo de medicinas-, las farmacéuticas han "monopolizado la propiedad intelectual, bloqueado las transferencias de tecnología y cabildeado con agresividad contra medidas que ampliarían la manufactura global de estas vacunas".




Más Noticias de esta sección

Publicidad