Evangelio según San Juan 6,16-21.

Evangelio
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


La fortaleza la conseguimos con la oración.

Después que Jesús dio de comer a la multitud, anocheció y sus discípulos bajaron a la orilla del mar y se embarcaron, para dirigirse a Cafarnaúm, que está en la otra orilla. Ya era de noche y Jesús aún no se había reunido con ellos.

El mar estaba agitado, porque soplaba un fuerte viento.

Cuando habían remado unos cinco kilómetros, vieron a Jesús acercarse a la barca caminando sobre el agua, y tuvieron miedo.

Él les dijo: "Soy yo, no teman". Ellos quisieron subirlo a la barca, pero esta tocó tierra en seguida en el lugar adonde iban.

Reflexión: Contigo no tengo nada que temer. Puede ser que la tormenta me esté ahogando, que las olas parezcan devorarme, que la oscuridad me quiera robar la esperanza, que la desesperación invada mi alma, pero si Tú estás conmigo nada temo.



Próximos Eventos

Más Noticias de esta sección

Publicidad