Evangelio según San Marcos 9, 2-10.

Evangelio
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


"Este es mi Hijo, el amado".

En aquel tiempo, Jesús tomó a Pedro, Santiago y Juan, y los llevó a ellos solos a un monte elevado. Allí se transfiguró en presencia de ellos.

Sus vestiduras se volvieron resplandecientes, tan blancas como nadie en el mundo podría blanquearlas.

Y se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús.

Pedro dijo a Jesús: "Maestro, ¡qué bien estamos aquí! Hagamos tres carpas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías".

Pedro no sabía qué decir, porque estaban llenos de temor.

Entonces una nube los cubrió con su sombra, y salió de ella una voz: "Este es mi Hijo muy querido, escúchenlo".

De pronto miraron a su alrededor y no vieron a nadie, sino a Jesús solo con ellos.

Mientras bajaban del monte, Jesús les prohibió contar lo que habían visto, hasta que el Hijo del hombre resucitara de entre los muertos.

Ellos cumplieron esta orden, pero se preguntaban qué significaría "resucitar de entre los muertos".

Reflexión: Sigamos la recomendación del Padre: escuchar con atención a su Hijo para que no nos perdamos en el camino, pues si aprendemos a obedecer a Cristo, toda nuestra vida comenzará a alinearse con el proyecto salvífico que sigue aconteciendo día tras día.


Próximos Eventos

Más Noticias de esta sección

Publicidad