Evangelio según San Mateo 8, 28-34.

Evangelio
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


En aquel tiempo, cuando Jesús llegó a la otra orilla, a la región de los gadarenos, fueron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros. Eran tan feroces, que nadie podía pasar por ese camino.

Y comenzaron a gritar: "¿Qué quieres de nosotros, Hijo de Dios? ¿Has venido aquí para atormentarnos antes de tiempo?"
A cierta distancia había una gran piara de cerdos paciendo.
Los demonios suplicaron a Jesús: "Si vas a expulsarnos, envíanos a esa piara".
Él les dijo: "Vayan". Ellos salieron y entraron en los cerdos: estos se precipitaron al mar desde lo alto del acantilado, y se ahogaron.
Los cuidadores huyeron y fueron a la ciudad para llevar la noticia de todo lo que había sucedido con los endemoniados.
Toda la ciudad salió al encuentro de Jesús y, al verlo, le rogaron que se fuera de su territorio.
Reflexión: Pidámosle al Señor que en nuestra vida personal, familiar, laboral y social, la dignidad humana esté siempre en primer lugar por encima de cualquier ambición, para que seamos como Jesús, verdaderos buscadores del bien que curan una social enferma de maldad.


Próximos Eventos

Más Noticias de esta sección

Publicidad