Evangelio según San Marcos 2,23-28

Evangelio
Tamaño Letra
  • Font Size
Un sábado en que Jesús atravesaba unos sembrados, sus discípulos comenzaron a arrancar espigas al pasar.

Entonces los fariseos le dijeron: "¡Mira! ¿Por qué hacen en sábado lo que no está permitido?".
Él les respondió: "¿Ustedes no han leído nunca lo que hizo David, cuando él y sus compañeros se vieron obligados por el hambre, cómo entró en la Casa de Dios, en el tiempo del Sumo Sacerdote Abiatar, y comió y dio a sus compañeros los panes de la ofrenda, que sólo pueden comer los sacerdotes?".
Y agregó: "El sábado ha sido hecho para el hombre, y no el hombre para el sábado.
De manera que el Hijo del hombre es dueño también del sábado".
Reflexión No caigamos en el error de ser piedra de tropiezo para los hermanos, eliminando la posibilidad de ejercer misericordia con ello, pues, no hay mejor formar de honrar el día del Señor que vivir en la ley del amor.

Próximos Eventos

Más Noticias de esta sección

Publicidad