Hoy es fiesta de los Santos Inocentes

Peter Paul Rubens retrata: Masacre de los Inocentes, hacia el 1638. En la pintura, Rubens escenifica lo que debió ser el evento y el motivo por el que cada 28 de diciembre la Iglesia católica conmemora el Día de los Santos Inocentes.

El Chacharero
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


El rey Herodes mandó a matar en Belén y sus alrededores a los niños menores de dos años, al verse burlado por los Reyes Magos, quienes regresaron a sus países por otra ruta para no revelarle dónde estaba el Mesías.
El día de hoy se conmemora a los Niños Inocentes que el cruel Herodes mandó matar.

Según señala el Evangelio de San Mateo, Herodes llamó a los Sumos Sacerdotes para preguntarles en qué sitio exacto iba a nacer el rey de Israel, al que habían anunciado los profetas. Ellos le contestaron: "Tiene que ser en Belén, porque así lo anunció el profeta Miqueas diciendo: "Y tú, Belén, no eres la menor entre las ciudades de Judá, porque de ti saldrá el jefe que será el pastor de mi pueblo de Israel" (Miq. 5, 1).

Entonces Herodes se propuso averiguar exactamente dónde estaba el niño, para después mandar a sus soldados a que lo mataran. Y fingiendo dijo a los Reyes Magos: - "Vayan y averigüen acerca de ese niño, cuando lo encuentren regresan y me lo informan, para ir yo también a adorarlo". Los magos se fueron a Belén guiados por la estrella que se les apareció otra vez, al salir de Jerusalén, y llenos de alegría encontraron al Divino Niño Jesús junto a la Virgen María y San José; lo adoraron y le ofrecieron sus regalos de oro, incienso y mirra. En sueños recibieron el aviso divino de que no volvieran a Jerusalén y regresaron a sus países por otros caminos, y el pérfido Herodes se quedó sin saber dónde estaba el recién nacido.

Esto lo enfureció hasta el extremo, por lo que rodeó con su ejército la pequeña ciudad de Belén, y dio la orden de matar a todos los niñitos menores de dos años, en la ciudad y alrededores.

El mismo evangelista San Mateo afirmará que en ese día se cumplió lo que había avisado el profeta Jeremías: "Un griterío se oye en Ramá (cerca de Belén), es Raquel (la esposa de Israel) que llora a sus hijos, y no se quiere consolar, porque ya no existen" (Jer. 31, 15).

En el siglo IV se instituyó esta fiesta para venerar a estos niños que murieron como mártires. La tradición oriental los recuerda el 29 de diciembre, mientras que la latina, el 28.
“Esta fecha nos recuerda que existe siempre esa posibilidad del martirio. Aquellas personas que siendo inocentes son perseguidas y dan la vida por Cristo, aunque estas no tengan ninguna responsabilidad en hechos que hayan sucedido”, explicó Mons. Héctor Fabio Henao Gaviria, director de Cáritas Colombia, sobre el significado de esta fecha.

En ese sentido, dijo que ese martirio fue “el caso de estos niños inocentes que reciben el bautismo de la sangre, y de cuántos niños que han sido víctimas de asesinatos, víctimas de atrocidades en el contexto de la violencia y el conflicto colombiano”.

Además, Mons. Henaeo dijo que este es un momento para “recordar a aquellos niños que transitan por el país, como Jesús con su padre y madre que huyen hacia Egipto y en ese tránsito sufren numerosas atrocidades y violaciones a sus derechos”.

¿Por qué se hacen bromas el Día de los Inocentes?

La tradición de hacer bromas este día proviene de los países hispanos, especialmente de España. Se cree que en la Edad Media existía una fiesta jocosa y llena de bromas llamada “Fiesta del obispillo”, en ella se disfrazaba a un niño de obispo y se le daba el mandato y ciertas libertades.

La celebración comenzaba el 6 de diciembre y culminaba el 28 del mismo mes que era el día en que las bromas se exageraban.

La fiesta se celebró en varios lugares de Europa como, Francia, Italia e Inglaterra, en este último las bromas mutaron en día y significación, celebrándose el 1 de abril. En Latinoamérica la connotación del día fue aceptándose luego de la llegada de la Colonización española.

La palabra inocente era tomada más como un sinónimo de ingenuidad, lo que dio pie a jugarle bromas a los amigos o familiares para que cayeran por inocentes.


Publicidad