Fundación Ankar entrega parque a institución etnoeducativa de Riohacha

El parque en comunidad indígena del distrito de Riohacha, a manos de la Fundación Ankar y la Alcaldía Distrital.

La Guajira
Tamaño Letra
  • Font Size
En conjunto con la administración distrital, la organización hizo oficial la entrega de un área biosaludable que beneficiará a 557 estudiantes.

En la mañana de este lunes, el alcalde José Ramiro Bermúdez Cotes, junto a representantes de la fundación sueca Ankar, Ancla en español, entregaron un parque y gimnasio biosaludable en la Institución Etnoeducativa No. 7 Paraíso, ubicada en la comunidad que lleva el mismo nombre, y que se encuentra en la vía que conduce a Valledupar.

El acto de entrega hizo parte de un convenio de cooperación internacional hecho entre la alcaldía y la ONG mencionada, en el que el Distrito invirtió cerca de 685 millones de pesos que hoy se ven reflejados en 52 aulas de 13 comunidades indígenas distintas, dotación escolar, entre otros beneficios. “Vamos a seguir trabajando de la mano de la cooperación internacional, a invertir nosotros como Distrito y a articular el trabajo con todas las instituciones posibles para velar por una educación de calidad en Riohacha, porque nuestros niños y niñas son lo primero y más importante”, aseguró el alcalde.

El dato 
557 alumnos son beneficiados con la entrega del parque y gimnasio biosaludable, que contó con una inversión de 685 millones de pesos.
En total son 557 estudiantes de preescolar hasta grado 11 los beneficiarios del parque y el gimnasio biosaludable entregado hoy, a quienes se suman más de 200 estudiantes de otras sedes etnoeducativas. Estas obras son calificadas como “de suma importancia” por la rectora de la institución, Elvia Yanet Movil Gámez, quien indicó que con esto se apunta “a mejorar las condiciones de vida de los niños”.

Para la construcción de las aulas educativas, la Alcaldía aportó las bases o plataformas de los salones, mientras que los donantes suecos, pertenecientes a la Fundación Ankar, viajaron hasta Riohacha en varias ocasiones para levantar los salones de clases con su propia mano de obra y materiales.