Santos Dumont, pionero de la aviación

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

José Vanegas Mejía

José Vanegas Mejía

Columna: Acotaciones de los Viernes

e-mail: jose.vanegasmejia@yahoo.es



Alberto Santos Dumont, en un dirigible inventado por él, batió la marca mundial de vuelo en Francia el 12 de noviembre de 1906. Lo importante es que en la historia de la aviación, sobre todo en Francia, se reconoce al inventor brasileño como pionero de la aeronavegación.

 

Hace muchos años tuve por primera vez noticia de este inventor: en la revista Selecciones encontré una crónica cuya dimensión e importancia no alcancé a valorar. Hoy, al recordar que ayer su proeza cumplió 109 años, he querido destacar su perfil, aunque no intento resaltar los avances que la aviación ha logrado a partir de su perseverancia y temeridad.

     Santos Dumont nació el 20 de julio de 1873 en Palmira (hoy Ciudad Santos Dumont), Minas Gerais, Brasil. Hijo de un cultivador de café. La familia amasó una gran fortuna con la siembra y procesamiento del grano y en pocos años su granja se convirtió en el más grande establecimiento agrícola de Brasil.

 El niño se aficionó muy pronto a la aerostática. Afirmaba que las lecturas de Julio Verne habían influido en su vida infantil. Se radicó en Francia, donde el dinero de su padre le permitió destinar grandes sumas a la construcción de aparatos que él mismo diseñaba y que después de cada prueba abandonaba para construirse otro diferente, con nuevos aditamentos.

 En 1897 realizó su primer intento de ascenso en un globo en París. El año siguiente lanzó con éxito un "globo cilíndrico". En 1901 hizo volar su dirigible de 20 metros de largo por 3.5 metros de diámetro con un propulsor accionado por un motor de gasolina. Esa prueba lo llevó del sector de Saint-Claud hasta la Torre Eiffel; en 1902 trató de cruzar el Mediterráneo en ese dirigible pero cayó al mar. Fabricó un monoplano al que llamó "Demoiselle", en 1909 y se sabe que construyó cerca de veinte dirigibles más. Ese año obtuvo su carné o brevet de aviador. Después cerró su taller. Cansado, voló por última vez el 18 de septiembre de 1909.

     Santos Dumont no pensó que a sus invenciones se les daría un destino que de alguna manera causara daños a la humanidad. Cuando estalló la Primera Guerra Mundial el avión sustituyó al dirigible y comenzó a usarse en labores de reconocimiento, pero fue perfeccionándose a lo largo del conflicto hasta convertirse en 'máquina para matar'. El aire se volvió campo de batalla y el inventor, agobiado por ese hecho y afectado en su salud, no volvió a ser el mismo. En 1932, el 23 de julio, se ahorcó en su residencia de Guarujá, Sao Paulo.

     Una diferencia entre los vuelos de los hermanos Wilbur y Orville Wright y los de Santos Dumont es que los de los primeros utilizaron catapultas para el decolaje; los aparatos de Santos Dumont despegaban por sus propios medios. Después, para volver más compleja la discusión sobre los pioneros de la navegación aérea en el mundo, se conocieron documentos en los que se prueba que el francés Clément Eder efectuó el 9 de octubre de 1890 el primer vuelo en un aparato más pesado que el aire y levantado por sus propios medios. Se aclara, eso sí, que los vuelos de Eder eran secreto militar y solo se divulgaron varios años más tarde.



Más Noticias de esta sección

Publicidad