Sin peso

Editorial
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Cuanta falta le hacía al país que el ex presidente Álvaro Uribe se proyectará más a fondo opinando sobre los terribles aconteceres diarios por que en medio de este desbarajuste de un gobierno permeado e inundado por la corrupción, se necesita una guía para llegar al final del túnel, que en estos momentos se ve muy lejos.

Después de las nuevas declaraciones de Olmedo López, donde involucra en el caso de las coimas con la compra de los carrotanques para llevar agua a La Guajira, en donde destapó que el Ministro del Interior, Luis Fernando Velásquez, y  el presidente de la Comisión de Acusación de la Cámara de Representante, Wadith Manzur, recibieron parte de las coimas, queda claro que  el gobierno infiltró dinero para comprar las conciencias y ganar adeptos a sus nefastas reformas, ampliando el abanico de congresistas corruptos que han estado dando pupitrazos  limpios para aprobar las reformas.

Lo anterior se puede definir en pocas líneas: este Congreso, en donde el Pacto Histórico tiene sus mayorías, juntos con sus partidos de coalición, Partido Liberal, Partido Conservador, Partido de la U., y Alianza Verde, quienes le aprueban todos los desastres a Petro, son unos de los congresistas más corruptos de la historia del país, después del proceso 8.000.

No tiene presentación ni dignidad alguna que el presidente Petro, termine cuestionando las verdades que ha dicho en los últimos días, el  ex presidente Álvaro Uribe. El aumento de la violencia guerrillera, especialmente en el suroeste de Colombia, y de la inseguridad en el país en general, ha desatado un enfrentamiento entre ellos, relación que fue cordial pero distante, gracias a que Uribe siempre ha sido el primer interesado en mantener esas buenas relaciones.

Uribe Vélez, en distintos asuntos, ha aumentado sus críticas al presidente por la escalada terrorista del Estado Mayor Central, Emc, principal disidencia de las Farc, que esta semana dejó seis muertos, entre ellos dos policías y dos niños, en el convulso departamento del Cauca.

El Gobierno ha tenido que enviar refuerzos militares a esa zona debido a los constantes ataques del Emc en distintos pueblos, incluso a plena luz del día como ocurrió el martes en la localidad de Morales.

En una conferencia el martes en la Universidad de La Sabana, Uribe Vélez, mandó un mensaje a las Fuerzas Armadas, a las que dijo que las instituciones tienen que proteger a los colombianos "quiera o no el presidente de la república". "No pueden quedarse quietas las Fuerzas Armadas por la orden de un Gobierno, mientras que ese Gobierno ha estimulado al Eln y al movimiento popular del Eln a que presione con armas una Constituyente", aseguró el jefe del Centro Democrático ante las denuncias de la ciudadanía de que el Ejército ha dejado ganar terreno a la guerrilla.

Lo expresado por su líder no es un llamado a derrocar al Gobierno, otro sofisma de distracción,  sino a proteger a los ciudadanos, ante el fracaso de este gobierno en seguridad;  además, Petro se ha dedicado  atacar a los medios de comunicación, cuestionar a las altas cortes, y expresar en todos los tonos que su gobierno sigue adelante a pesar de tener un Congreso atacado por la corrupción y la delincuencia. Frases que son recogidas y entendidas que se quiere alejar y zafarse del tema, cuando todos los actos de corrupción parten de la Casa de Nariño y de los funcionarios nombrados por el mismo  presidente.

Petro, que el pasado 8 de mayo  conoció que el Consejo Nacional Electoral, CNE, estudiará una ponencia de dos magistrados que recomienda formular cargos contra el mandatario por la presunta financiación irregular de su campaña, algo que él califica como el inicio de un "golpe blando" para sacarlo del poder, ya no tiene argumentos para esgrimir y mostrar una inocencia que no existe. Además, la Fiscalía colombiana anunció que imputará nuevos cargos contra Nicolás Petro Burgos, hijo mayor de Petro, que ya fue acusado por recibir dinero del ex narcotraficante Samuel Santander Lopesierra y de Gabriel Hilsaca Acosta, hijo del controvertido empresario Alfonso 'Turco' Hilsaca, para la campaña presidencial de su padre en 2022.



Más Noticias de esta sección