Alimentando el nacionalismo

Editorial
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Los ataques contra Pakistán, el archienemigo de la India, aparecen con cada vez más frecuencia en los discursos electorales del primer ministro indio, el hinduista Narendra Modi, alimentando el nacionalismo religioso en los comicios generales en curso en el gigante asiático.

A las acusaciones contra musulmanes se ve arrastrada la principal formación opositora, el Partido del Congreso, a los que Modi señaló de seguidores de Pakistán y de llamar a la minoría musulmana a participar en una "yihad del voto".

Modi hace referencia así a teorías de la conspiración lanzadas en el pasado por el nacionalismo hindú como la yihad del amor, según la cual hombres musulmanes engañan a mujeres hindúes para convertirlas al islam.

El mandatario indio hace referencia así a algunas de las teorías de la conspiración lanzadas en el pasado por el nacionalismo hindú como la "yihad del amor", según la cual hombres musulmanes engañan a mujeres hindúes para convertirlas al islam.

A este término también hizo referencia hoy el controvertido sacerdote hindú Yogi Adityanath para referirse a la supuesta conspiración de sus adversarios políticos por "islamizar" la India.

También este sábado en un mitin electoral el mandatario indio afirmó que el país vecino vería con buenos ojos que el INC subiera al poder de la India.

La retórica anti-Pakistán no es nueva en la India, ni mucho menos en la estrategia política del partido gobernante, el Bharatiya Janata Party, BJP, ya que su objetivo es promover el nacionalismo hindú y esa ha sido la política de Modi.

En sus discursos, el BJP y Modi no solo aluden a ataques contra la vecina Pakistán, sino que también cargan contra los musulmanes que residen en la India, una estrategia que, pese a no ser el principal factor de las victorias del mandatario indio, ciertamente siempre figura.

En las elecciones pasadas, el nacionalismo hindú de Modi se valió del incidente ocurrido en Pulwama, en la Cachemira india, un territorio que se disputan la India y Pakistán por décadas, para atraer a sus votantes.

En este ataque, que ocurrió pocos meses antes de los comicios de 2019, fallecieron 42 policías y Delhi acusó al grupo Jaish-e-Mohammed, JeM, con base en Pakistán, de perpetrar.

Desde la llegada al poder de Modi, la India experimenta un aumento del "Hindutva", un concepto que concibe un país para los hindúes, por encima de las demás minorías religiosas que conforman la nación.

Incluso antes de convertirse en primer ministro, planteó el hindutva como la nación y los hindúes son uno. Sólo si los hindúes se desarrollan se desarrollará la nació", según recogió un estudio crítico del nacionalismo hindú del Departamento de Contabilidad, Finanzas y Economía Universidad de Huddersfield, en el Reino Unido.

Todos los países tienen una fuerte fuerza nacionalista y utilizan la religión, el origen étnico o la cultura para conseguir que el sentimiento público esté a su favor.

El primer ministro busca un tercer mandato consecutivo en los comicios en curso, que comenzaron el pasado 19 de abril y cuyos resultados no se esperan hasta el próximo 4 de junio, unas elecciones marcadas por una caída en la participación durante las dos primeras fases con respecto a las de 2019.


Más Noticias de esta sección