Rutas siniestras

Editorial
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Al menos 1.078 migrantes, de los cuales 74 eran menores de edad, han fallecido o desaparecido en el continente americano en lo que va de año, situación que se agrava día a día y que no recibe la respuesta debida por parte de las autoridades y del gobierno nacional, que son los que deben dar por finalizado esta problemática que afecta a los ciudadanos.

Todos los organismos internacionales están al tanto de esta situación y manejan altas y alarmantes cifras que reflejan una realidad, que muchos quieren evitar, y que no se debe hacer porque sería darle la espalda a un ser humano que necesita una mano tendida, que por lo menos, le ayude a paliar el momento que  está viviendo.

Las cifras nunca mienten y los  seguimientos al problema de la migración son actualizados; estos arrojan datos sobre  siniestros en rutas de migración de todo el mundo, indicando que la cifra está todavía por debajo de la registrada en 2022 (1.457), al contrario de lo que sucede con la de migrantes muertos y desaparecidos en el cruce del mediterráneo (2.480 en lo que va de año).

En cuanto a las rutas migratorias en América desde 2014, el año en el que la OIM puso en marcha el sistema de seguimiento, han muerto o desaparecido 8.543 migrantes, de ellos 4.852 en el cruce de la frontera mexicano-estadounidense, 503 en el Caribe viajando hacia Estados Unidos, 342 en el Darién, la región panameña limítrofe con Colombia, y 328 en el cruce marítimo de República Dominicana a Puerto Rico.

Además, murieron o desaparecieron 187 migrantes que trataban de llegar desde Venezuela a islas del Caribe, 64 que iban desde Haití a República Dominicana y 17 en travesías por el Caribe hacia Centroamérica.

Las estadísticas actualizadas indican que el año más cruento en las rutas migratorias americanas fue hasta ahora 2022, con 1.457 muertos o desaparecidos, seguido de 2021, con 1.316, mientras que el año del periodo estudiado en el que hubo menos víctima fue 2014 (493).

La región de las Américas, América del Sur, Central y del Norte y el Caribe, se caracteriza por flujos migratorios mixtos complejos y dinámicos, tanto intrarregionales como extrarregionales", señala la OIM. Entre las personas que transitan por las Américas se incluyen refugiados, solicitantes de asilo, migrantes económicos, visitantes de corta duración y otras personas en movimiento.

Los factores que impulsan la migración y el desplazamiento son múltiples e incluyen desastres naturales, violencia estructural, pobreza y desigualdad, que se engloban entre los principales problemas que deben afrontar la población migrante que solo emprenden un camino que esperan terminar con la feliz culminación de un sueño.

Uno de los pasos con mayor tráfico y que presenta toda clase de delitos y violaciones a la ley, es el Darién, tierra de nadie, en donde hasta los guerrilleros colombianos tienen su mordida en el negocio, a través, de  la migración de colombianos y venezolanos, que esperan llegar con vida a Estados Unidos.

Pasar por la región del Darien, engrosa lastimosamente las cifras de migrantes; 253 migrantes murieron o desaparecieron en el Tapón del Darién entre 2014 y 2021 y las autoridades panameñas han informado del hallazgo de 124 cadáveres en la brecha entre enero de 2021 y abril de 2023.

Ellos, los migrantes, deben enfrentar toda clase de peligros, como las mafias;  enfermedades y lesiones; animales salvajes; la violencia sexual;  ríos caudalosos y bravos; “guías” que conocen las vías para transitar y llegar hasta la frontera panameña y algunos de ellos dejan varados a los migrantes en algún punto o les dan indicaciones que terminan siendo falsas, como que aguarden en determinado punto por una lancha u otro guía que nunca llegan; la lluvia;  extravíos; la deportación y la espera y hasta la misma frontera, son algunas de las terribles  barreras que afrontan los migrantes, que buscan cumplir un sueño y tener una mejor calidad de vida.



Más Noticias de esta sección