Democracia en peligro

Editorial
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Los países democráticos del mundo, incluida Colombia, muestran su preocupación por la detención de cuatro candidatos presidenciales en Nicaragua y otros opositores, y piden unas elecciones transparentes, democráticas y libres en el país centroamericano.

Es increíble que en este mundo global donde se respetan los derechos humanos y las naciones son regidas por gobiernos democráticos, se presente semejante situación en donde no solo ponen en peligro la vida de las cuatros personas detenidas, sino también, el libre ejercicio al derecho a votar y a ser elegidos y por esto, es necesario, respaldar el llamado mundial que se está haciendo a que haya una elección transparente, democrática y libre del pueblo nicaragüense.

El silencio no es la mejor reacción; a todos les debe interesar una América Latina comprometida con el desarrollo económico, las libertades y la democracia y por ello es importante fortalecer la institucionalidad porque es la manera de cerrar el riesgo a que el narcotráfico y tantas formas de ilegalidad siga encontrando cabida en Colombia y en América Latina,
Las autoridades nicaragüenses han detenido en lo que va de mes a cuatro aspirantes opositores a la Presidencia de Nicaragua, Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro García, así como a otros opositores y dos históricos exguerrilleros, a falta de cinco meses para los comicios en los que el presidente Daniel Ortega, en el poder desde el 2007, busca una nueva reelección.

De aquí nace la necesidad de que, al menos, los países de América Latina tengan unión y una capacidad rápida y clara de reaccionar, cuando las democracias de estos países se ven atacadas y están en peligro, tal como está sucediendo ahora en Nicaragua.

El ejemplo claro es nuestro país, que hasta ha llegado a adoptar a los hermanos venezolanos en su éxodo debido a la dictadura de Nicolás Maduro. Para Colombia es un deber ético y moral recibir a los venezolanos y pide a la comunidad internacional que reaccione cuando haya democracias en peligro, después de una actuación pasiva ante lo que ocurrió y está ocurriendo en Venezuela.

Se tiene que aprender a reaccionar de manera oportuna cuando haya democracias en peligro; una reacción mucho más efectiva y oportuna de la comunidad internacional cuando hay democracias que están en peligro. En décadas pasadas fueron los colombianos los que emigraron a Venezuela y ahora es, al contrario, ya que más de dos millones de venezolanos están en nuestro país, para los que el Gobierno aprobó un estatuto de protección temporal, un hecho sin precedentes desde el punto de vista humanitario y social. Colombia ha asumido un desafío enorme al abrir la puerta a la migración venezolana, población que será regularizada en los próximos meses.

El estatuto de Protección Temporal para migrantes, que tendrá una vigencia de 10 años, busca acoger legalmente a quienes han llegado a Colombia desde Venezuela huyendo de la crisis y hacer que formen parte de la sociedad colombiana de manera permanente; además, el Gobierno colombiano trabaja para proteger a las mujeres y las niñas ante las redes de trata.


Más Noticias de esta sección

Publicidad