Colombia y su futuro político

Editorial
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Nunca se había vivido una violencia vandálica, una destrucción de bienes públicos y privados y un deseo de desestabilización tan grave como el que ha tocado observar con motivo de este paro, dejando pérdidas económicas que ascienden, en un mes, a los 15 billones de pesos, lastimosamente.

Hay gente sectaria, extremista y poco objetiva que cree que todo lo que pasa es por causa del Presidente Duque, que hasta exigen su renuncia. Como se ha expresado se trata de un movimiento revolucionario que va por la cabeza de Duque, que quieren tumbarlo, crear el caos, la anarquía y lograrían su finalidad los revoltosos, si el Presidente dimite.
Las deudas sociales no son de Duque, sino acumuladas en el tiempo. La protesta es aceptable y protegida por la misma Carta Magna; pero, los bloqueos y el vandalismo destructor, son delitos. Las marchas son infiltradas y por ende los jóvenes sirven de idiotas útiles. Ya se habla de toma de ciudades, esto es la última fase insurreccional; sin embargo, la verdad es que por la fuerza no lograran su meta.

Ahora el expresidente Pastrana corrobora lo mismo que se ha expresado en varias y reiteradas ocasiones, al manifestar que se trata de una alianza de la narcodictadura de Maduro con las Farc y el Eln con miras a deslegitimar las instituciones armadas y sacar a Duque de la Presidencia. Bien lo dijo el expresidente Pastrana que “van por la joya de la corona”, ratificado por las declaraciones de Maduro, que expresó “que la brisa bolivariana llegará a Colombia”, apoyado también por Diosdado Cabello al afirmar que “vamos por Colombia”. Como respuestas a estas infiltraciones, en Miami, hace algunos meses, el expresidente ecuatoriano Lenin Moreno, fue tajante al expresar, “Maduro, saca tus manos cochinas de Colombia”
La inteligencia militar y de Policía están infiltradas según Pastrana; de todos modos las agencias de inteligencia de Colombia y Ecuador han confirmado la injerencia en las marchas del Eln y las disidencias de la ‘Nueva Marquetalia’ cuyo jefe es ‘Iván Márquez’ ya que este último entregó US$160.000 para pagar los vándalos y comprar material incendiario.

Solo el expresidente Samper sin ninguna autoridad moral se atrevió a decir: “Maduro tiene muchos problemas para pensar en Colombia”. Samper forma parte del Grupo de Puebla y gracias a Maduro vivió varios años ganando en dólares como Secretario de Unasur; al menos posee la virtud de la gratitud y por ello defiende al régimen bolivariano, dándole la espalda al pueblo colombiano que bien se acuerda de su proceso 8.000.

Petro y su corte marxista no han podido aceptar su derrota. Él mismo lo manifestó tan pronto como se materializó el resultado electoral a favor de Duque, al afirmar que el pueblo saldrá a las calles a protestar y efectivamente lo ha cumplido. Asimismo ha dicho: que habrá un golpe de Estado contra las instituciones legitimante constituídas. A Petro no le importa Colombia sino su ego engrandecido y su único propósito es alcanzar la Presidencia a como dé lugar, en forma maquiavélica.

Promotor y ejecutor del paro; engañando todo el tiempo como buen leninista, tergiversa y miente incluso en los hechos históricos como lo demostró muy bien María Isabel Rueda en su última columna en El Tiempo; es un mitómano consuetudinario y ahí está el peligro. Todos los muertos de Covid-19 que se dispararon derivados de las manifestaciones, ni siquiera los menciona porque está solamente echándole más leña a la hoguera por los enfrentamientos con la Policía; se ha dejado conocer demasiado para fortuna de Colombia y eso le pasará factura en sus posibilidades presidenciales.

El país ha quedado en situación crítica desde el punto de vista económico. La reforma social es necesaria y urgente con vistas a atender cuanto antes a los más necesitados, en donde hay que resaltar actitudes dignas como la de Vicepresidenta y hoy también Canciller, Martha Lucía Ramírez, que prefirió prestarle al Presidente Duque su concurso en las Relaciones Exteriores que poner su nombre a consideración de los colombianos y hoy hubiera sido una carta ganadora; en tres días hizo lo que su antecesora no logró en largo tiempo.

La segunda se relaciona con los empresarios dispuestos a que les imponga el gobierno los impuestos pertinentes a efecto de que se atempere y reduzca el malestar social. Esa posición de acompañamiento de la realidad socioeconómica no solo es ejemplo sino un apoyo al presidente y a su gobierno. Es lo que debemos hacer todos los ciudadanos de bien que son somos mayoría, estar al lado del Jefe de Estado, del Ejército y de la Policía.

En el 2022 habrá una candidatura de izquierda radical, la de Petro y otra santista de centro izquierda, de Sergio Fajardo; la tercera surgirá del candidato de centroderecha y en esta última puede haber sorpresas dado el retiro de la Vicepresidenta


Más Noticias de esta sección

Publicidad