Próximas elecciones legislativas y presidenciales

Editorial
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


El año entrante en Colombia tendrán lugar en marzo las elecciones legislativas y en mayo la primera vuelta presidencial; son estos dos comicios de singular importancia, por cuanto nuestro futuro como país depende esencialmente de aquello que suceda en esas votaciones.

Al final para la Jefatura de Estado van a quedar para definir dos fuerzas que no son otras que las de izquierda fundamentalista cuyo candidato es Gustavo Petro, el único que está recorriendo todos los departamentos y municipios de Colombia, razón por la cual en este momento encabeza todas las encuestas presidenciales. El otro candidato será el que tenga más respaldo de votos entre la baraja de candidatos de izquierda, de centro, de centro izquierda y de centro derecha.

No habíamos tenido en nuestra historia política tantos presidenciables, que irán quedando en el camino en la medida en que el cedazo de la contienda va perfilando quienes llegarán a la fase final. Tenemos la seguridad de que Petro va a llegar a la segunda vuelta.

Entonces ante este dilema conviene recordar a los colombianos el pasado y presente de Petro para que se conozca su historia, toda vez que como decía Cicerón “la historia es la maestra de la vida y quién no la estudia está condenado a repetirla”.

No dudamos de la inteligencia Gustavo Petro; pero hay inteligencias de inteligencias. Inteligencias para el bien como la de John F Kennedy, Alberto Lleras y Konrad Adenauer quienes proporcionaron progreso, bienestar y tranquilidad política a sus pueblos y también las inteligencias para el mal como la de Fidel Castro, Lenin y Josef Stalin que solo causaron daño, muertos y miseria a sus naciones; Petro está entre los genios del mal.

Perteneció al grupo guerrillero del M-19. Fueron amnistiados, es decir, se les perdonaron todos sus asesinatos de líderes sindicales, campesinos, militares e industriales; cometieron toda clase de secuestros, incluso el de Álvaro Gómez en 1988; asaltaron el Palacio de Justicia en el año de 1985, asesinando a los magistrados de la Sala Constitucional para cumplirle a Pablo Escobar y como Alcalde de Bogotá, en el período 2006-2010, dejó translucir su incapacidad gerencial y administrativa.

Acordémonos del video en el año 2018, recibiendo fajos de billetes los cuales guarda en bolsas plásticas; el origen de ese dinero según él se lo mandaba para su campaña política el arquitecto Simón Vélez y al día siguiente Vélez negaba rotundamente la aseveración petrista y aún ahora, no ha podido explicar la procedencia de esos dineros.

Fue el gran amigo de Chávez, asesor y visitante asiduo del Palacio de Miraflores. Llegaba a Venezuela y de la escalerilla del avión la comitiva de recepción lo trasladaba directo a donde estuviese el presidente venezolano. Hoy niega que hubiese sido chavista; así como Chávez antes de ser elegido decía que Castro era un dictador oprobioso. a los ocho días estaba en Cuba abrazándose y recibiendo instrucciones.

Lo mismo que el presidente Santos cuyos editoriales fueron lanza en ristre antichavistas y a las dos semanas de su posesión en reunión en Colombia lo declaraba su mejor amigo. Esos personajes se valen de la mentira, y engañan a los pueblos con su populismo como ha sucedido justamente con Castro, Chávez y Santos.

Si los resultados electorales favorecieran Petro se acabaría con la propiedad privada y la libertad de expresión. Ciertamente por conveniencia él lo niega. En lugar de pan, hambre y en lugar de trabajo, miseria. Es el modelo bolivariano. Ellos son inflexibles, dogmáticos, no cambian su discurso ni sus ideas, cuya lectura de la realidad es la misma que hace treinta años. La lealtad no es con el país sino con el partido y por ende odio total y desprecio total a aquello que no sea de su partido.

Como es lógico está muy ligado a Cuba y a Venezuela, pero ahora muestra dada su mitomanía distanciamiento con Maduro. No cree en nuestra medicina sino en los médicos cubanos como Evo, Chávez y Maduro. En Cuba y en Venezuela el que no está conmigo está contra mí y en consecuencia hay que mentir, traicionar y asesinar, puesto que el que no está con la ideología del mal es castigado con la muerte o su expulsión del país; ese es el futuro con Gustavo Petro.

En las campañas para presidente se requiere mucho dinero. Samper lo obtuvo del Cartel de Cali y de esa manera ganó. Santos en igual forma se financió con Odebreecht y así logró su reelección. Petro en esa materia no tiene problema dado que el socialismo del siglo XXI, Rusia, China, Irán y George Soros se encargarán de darle el apoyo económico pertinente.

Ese es el panorama que se vislumbra en el 2022 con la candidatura petrista, en la cual se jugarán sus restos todos los movimientos internacionales afines a su ideología. Es preciso examinar con sumo cuidado cuál es el candidato que conviene más a los intereses generales de nuestra sociedad; Colombia deberá elegir el más probo, el más capaz y con más estructura moral e intelectual.


Más Noticias de esta sección

Publicidad