Propuesta mundial

Editorial
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


El presidente Duque, propuso ante la Asamblea General de Naciones Unidas la creación de una estrategia mundial para la protección de los páramos, ecosistemas donde se produce parte del agua dulce del planeta.

Esta propuesta consiste en abogar por la protección de la biodiversidad pues su pérdida acelerada es una de las grandes problemáticas mundiales; a la vez se defiende en particular los ecosistemas de alta montaña. Con la creación de una Estrategia Global para la Defensa de los Páramos, que es la propuesta presidencial colombiana, se garantiza la supervivencia de estos ecosistemas y la sostenibilidad de las comunidades que los habitan. Vale la pena recordar que los páramos son verdaderas fábricas de agua potable y en ellos nacen las cuencas hídricas que abastecen a gran parte de Colombia. El páramo de Santa Marta, es una ecorregión que contiene vegetación de páramo en la cordillera de la Sierra Nevada de Santa Marta. La posición aislada de la cadena ha permitido que especies únicas evolucionen allí. Algunas están relacionadas con los que se encuentran en América Central y el Caribe, y algunas con especies de los Andes. El hábitat es relativamente estable, pero ha sido modificado drásticamente del original por la actividad humana y según el Ministerio de Medio Ambiente, en Colombia hay 36 complejos de páramos que suman tres millones de hectáreas y están distribuidos en las tres cordilleras de los Andes.

Diversas organizaciones internacionales, como la Alianza para Ecosistemas Críticos consideran que el páramo de la Sierra Nevada de Santa Marta, declarado Reserva de la Biosfera por Unesco, está protegidos en el Parque Nacional Sierra Nevada de Santa Marta desde 1977. Sin embargo la conservación de esta área protegida no es efectiva por la continua destrucción del páramo. Los páramos de la Sierra Nevada de Santa Marta están localizados 100% dentro de los dos resguardos indígenas. La responsabilidad por el manejo de este ecosistema corresponde a las comunidades indígenas. Una amenaza adicional para el ecosistema del páramo resulta del calentamiento global. El aumento de las temperaturas reduce fuertemente la superficie de la zona bio-climática del páramo, con consecuencias que son más graves en páramos ya fuertemente intervenidos, afectando tanto la biodiversidad como la oferta del agua
Colombia es el hogar de la mitad de los páramos del mundo, ecosistemas que por su altitud están ubicados entre el límite superior del bosque altoandino y el inferior de los glaciares Los páramos se extienden por 12 de los 32 departamentos del país y abastecen acueductos para más de 12 millones de habitantes de capitales como Bogotá, Medellín, Cali, Santa Marta, Villavicencio y Bucaramanga, así como a 138 municipios y decenas de acueductos de caseríos.

Y así como Colombia ha  liderado acciones para proteger la Amazonía, los bosques tropicales y los océanos, ahora convoca a todas las naciones del planeta para que protejan los ecosistemas de alta montaña. La convocatoria para una Estrategia Global para la Defensa de los Páramos busca que las naciones del mundo aporten recursos y que entendamos que la protección de los páramos es un deber universal.

Esta protección que se pide al mundo entero también es para los páramos de nuestro país, como en el caso del páramo de nuestra Sierra Nevada, de donde depende el suministro de agua para la ciudad  y alrededores del macizo montañoso  y el de Santurbán, situado en la cordillera oriental, entre los departamentos de Santander y Norte de Santander, que está amenazado por proyectos mineros o por la actividad agrícola que avanza hacia las montañas.

La actual coyuntura ha demostrado la estrecha relación entre la salud humana y la salud de los ecosistemas, cuya disminución pone en riesgo la supervivencia como especie; de ahí, la importancia de defender la preservación de los recursos naturales.



Más Noticias de esta sección

Publicidad