Emprendimientos de emergencia

Editorial
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


La pandemia que afecta al mundo entero, sigue haciendo estragos a todos niveles, a pesar de las precauciones y protocolos de bioseguridad y la protección de las personas. En este orden de ideas en Colombia los servicios de salid y la capacidad de atención en Ucis, han salido robustecidas, gracias al apoyo del presidente Duque y su equipo de gobierno, especialmente el Ministerio de Salud.

Ya solucionado en gran parte los sistemas de salud, queda ahora reactivar a las personas que perdieron sus trabajos o medios productivos para que vuelvan a generar ingresos es el objetivo de una estrategia que a través del emprendimiento de emergencia busca combatir el recrudecimiento del desempleo en Colombia por la pandemia de la Covid-19.

Se trata de una iniciativa promovida por Interactuar, corporación que apoya la creación de microempresas en más de 200 municipios del país y que atiende a más 55.000 empresarios, que propone un modelo para capacitar y apalancar a la población cesante.

Desde esa iniciativa se  han preparado para decir que está el emprendimiento de emergencia, para podemos activar el sector económico y el crecimiento personal de los colombianos  que consideran, el emprendimiento, como  un motor clave del autoempleo

La pandemia ha puesto al país en una situación muy compleja en el tema de desempleo por el cierre de empresas y la reducción en el número de colaboradores que varias compañías han realizado para soportar la crisis; durante julio la tasa de desempleo en Colombia subió a 20,2 % y que 4,15 millones de personas perdieron su empleo en comparación con el mismo mes de 2019. Bajo estas nuevas condiciones, el emprendimiento se convierte en una estrategia clave para que una persona pueda generar a corto o mediano plazo ingresos.

Esta estrategia está orientada especialmente a proveer servicios de conocimiento para cesantes que quieren emprender para resolver situación y garantizar su subsistencia. Para lograr que esas personas puedan generar los recursos que necesitan,  se debe desarrollar distintas líneas que se ajustan a cada perfil y se enfocan en que los futuros emprendedores realmente tengan oportunidades en el mercado.

Es así que generar su ingreso es la primera línea que se desarrolla y se ocupa de entregar herramientas básicas a las personas  para que definan una idea de negocio, la estructuren y se adapten a las necesidades de sus clientes.

Hay variedad de opciones y los emprendedores  no se pueden quedar con los brazos cruzados; en esta fase hay un componente de sensibilización al emprendimiento y capacitaciones en mercadeo y redes sociales para explotar esos canales que actualmente son fundamentales.

Este tipo de programas  valida los modelos de negocios para asegurar que el mercado responda, involucran respaldos financieros y conocimiento para los emprendedores que quieren ir un paso más allá en su reactivación.

Se deben desarrollar  habilidades emprendedoras para poner en marcha las nuevas empresas con el apoyo de los  créditos para afirmar un nuevo comienzo en el que la gente no tiene recursos y es difícil que les presten; el  impacto de esta estrategia en la mitigación de la destrucción de empleo y de tejido empresarial por la pandemia.

Estas estrategias están pensada justamente para atacar este problema de la pandemia, que obviamente ha tenido como efecto el desempleo y una contracción de los ingresos, lo que ha repercutido en los indicadores de pobreza y desigualdad en la región y en el país.

En ese sentido la crisis por la Covid-19 ha tenido efectos muy particulares en las mujeres, que son las mayores afectadas dentro de las cifras de desempleo y por esto es importante al calificar al emprendimiento como una herramienta para el autoempleo, por ello hay que capacitar a los futuros emprendedores con herramientas básicas que los ayuden a definir su unidad de negocio y a estructurarla.



Más Noticias de esta sección

Publicidad