Escuelas sin apoyo

Editorial
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


A dos semanas de que empiece el año escolar, una de cada cinco escuelas privadas están en riesgo de cerrar sin apoyo del Gobierno mexicano para afrontar la crisis; más del 20 % de los 47.000 colegios particulares dejarían de operar en el ciclo que inicia el 24 de agosto, lo que afectará al 30 % de los más de 5 millones de alumnos en esta modalidad.).

Aunque el Gobierno presentó esta semana un convenio con las televisoras para impartir las clases, esto complica la situación porque las familias preferirán llevarse a sus niños al sistema público.En las escuelas particulares el problema fue que se combinó esta pandemia con la cuestión económica y entonces llegó en un momento en el que los padres de familia empezaron a perder el empleo.

La crisis de la Covid-19, que ha dejado más de 50.000 muertos y 460.000 casos en México, obligó a cancelar clases presenciales en todos los niveles educativos desde el 23 de marzo, cuando el Gobierno declaró la Jornada Nacional de Sana Distancia. La emergencia paralizó a 36 millones de estudiantes y 2 millones de trabajadores de todos los niveles del sector público y privado, expone el especialista.

Esto ilustra el dilema internacional, pues mientras el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Pnud, alerta de la deserción de 1,4 millones de estudiantes mexicanos, la Organización Mundial de la Salud; Oms advirtió que reabrir las escuelas es arriesgado.

Los colegios reportan entre una caída de hasta 40 % en sus ingresos totales con 98 % con programas de apoyo para las familias; las escuelas han sido muy castigadas históricamente, desde el punto de vista económico, y ahora se ha agudizado, entonces una ayuda que puede dar el Gobierno está en los altos impuestos que tienen los mexicanos y en los gastos de operación.

El presidente, Andrés Manuel López Obrador, ha prometido un plan para evitar el cierre de los planteles privados y que los públicos tienen capacidad para todos; lo ideal es que se tiene que resolver, y también que no se cierren las escuelas particulares, buscar ayuda, apoyos, para que se siga garantizando el derecho a la educación.

Todavia no hay diálogo con las autoridades mientras urge una solución porque los colegios pierden ingresos y al mismo tiempo invierten en nuevas plataformas digitales y aún no se tiene ninguna señal de acercamiento, a pesar de la mejor disposición para contribuir con las propuestas para solventar esta situación.

La crisis de la Covid-19 produciría una caída anual de hasta 20 % en la matrícula de las universidades privadas; el impacto es importante, sobre todo para las universidades que no reciben ningún apoyo de las autoridades federales o estatales, o sea se sostienen con base en las colegiaturas que pagan los alumnos y los padres de familia, no hay ningún programa de apoyo.

El primer impacto de la pandemia ocurrió en institutos con programas cuatrimestrales, donde la matrícula cayó 7 % entre marzo y mayo; el 75 % de padres y alumnos quisieran que la educación fuese presencial, por lo que muchos optan por postergar el ingreso a la universidad hasta que pase la pandemia, lo que afectaría dos ciclos escolares completos.


Más Noticias de esta sección

Publicidad