Equilibrio entre salud y economía

Editorial
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Bien lo dijo el presidente Duque, al afirmar que mantener encerrada a la población hasta que se logre una vacuna contra la Covid-19 no es una opción viable, ya que lo que queda es que la ciudadanía aprenda a convivir con el coronavirus y para eso debe educarse en su auto protección, como el arma más eficaz contra este virus.

Después de más de tres meses de cuarentena, los gobernadores regionales y los alcaldes locales tuvieron el tiempo suficiente para adecuar y preparar el sistema de salud de sus regiones y ciudades, para atender debidamente los casos que se presenten con coronavirus, los cuales, según expertos, pueden tender al alza, desafortunadamente. En ese proceso puede que todos terminen contagiados con mayor o menor efectividad del virus, por lo que el sistema de salud de cada ciudad debe también ser eficiente y efectivo.

Esta es una de las razones que causan preocupación, además de la falta de cuidado de la población, porque, esta pandemia va para largo, y como bien lo dice el presidente en su programa diario “Prevención y Acción”,
en donde también oye y responde a los colombianos, hasta diciembre tendremos este virus que se ataca con cumplir las normas de bioseguridad.

Por lo anterior se debe entender que no es una opción viable para la sostenibilidad de las sociedades sencillamente que volver a encerrar a la sociedad hasta que aparezca una vacuna; se tiene que aprender a convivir con este virus y de seguro se va ganar esa dura pelea. En Colombia, ante la pandemia, no se puede caer en el derrotismo al decir que en algún lugar no han sido suficientemente juiciosos, y entonces la única alternativa que se tiene volver a la cuarentena estricta; los colombianos, como sociedad, tienen que demostrar que son disciplinados y que esa disciplina, que hace parte de la cultura ciudadana, es la que nos va a sacar adelante.

Colombia está en cuarentena obligatoria desde el pasado 25 de marzo pero las numerosas excepciones autorizadas a la norma con el fin de reactivar la economía hacen que las actividades diarias sean casi normales. Nadie tiene la culpa de la expansión de la pandemia y por esto los alcaldes y gobernadores deben trabajar conjuntamente con el gobierno nacional, para vencer los obstáculos. Aquí no se trata de buscar culpables. La ciudadanía no es culpable de una pandemia, los gobiernos no son culpables de la pandemia. Ni el Gobierno nacional, ni las gobernaciones, ni las alcaldías; todos enfrentan la situación como se puede y la responsabilidad es obrar como equipo, haciendo frente a la pandemia, con el distanciamiento físico, el uso del tapabocas y el lavado de manos.

Los gobernantes regionales y locales no pueden pretender que el Gobierno nacional les solucione todos los problemas, ya que ellos tienen toda la capacidad y autonomía para lograr combatir la pandemia en sus regiones, pero con el apoyo del gobierno central que colabora con la entrega de respiradores para dotar nuevas unidades de cuidados intensivos, que también deben adquirir los mandatarios seccionales para atender debidamente a sus ciudadanos.
Hay departamentos que han adquirido sus propios equipos; por ejemplo, Valle del Cauca con 300 respiradores; Cundinamarca compró 152; Antioquia consiguió 130; Córdoba otros 107 y Bogotá, 73 que también ha tenido 130 respiradores prometidos por el gobierno nacional


Más Noticias de esta sección

Publicidad