Terquedad

Editorial
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Los colombianos desde que comenzó el aislamiento obligatorio preventivo, desde el pasado miércoles, cuarentena de 19 días decretada por el Gobierno para contener la expansión de la Covid-19, se ha visto empañada por las imágenes de aglomeraciones en el transporte público de Bogotá, sobre todo, en su mayoría de personas que se vieron obligadas a trabajar y algunas otras que no acatan las directivas de salud y salen a la calle sin ninguna clase de precaución o miramientos, solamente para llevar la contraria o hacerse notar.

A pesar de que en ciudades y pueblos predominan las calles vacías y el comercio cerrado, en Soacha, al sur de Bogotá donde vive cerca de un millón de personas, hay estaciones y autobuses repletos de gente que alegaban que sus empleos están entre las 34 actividades exentas de la cuarentena.

Las mayores concentraciones de gente se vieron en la estación de San Mateo, la más grande de Soacha, hasta donde llegaron policías y militares, todos con mascarillas, para tratar de controlar la situación y evitar que en el hormiguero humano hubiese gente que no estaba autorizada a salir de casa.

Las peticiones de tomar distancias fueron reiterativas, pero lo que predominó fue la terquedad en los ciudadanos en hacer algo que estaba prohibido a pesar de las peticiones de la policía y las autoridades, a quienes se les debe respeto por que ellos también están exponiendo sus vidas para resguardar la salud de todos los colombianos.

Lo más triste es que la desobediencia trae consigo el peligro y el contagio, ya que para abordar los autobuses los ciudadanos deben usar mascarillas y guantes, algo que se incumplió por parte de la mayoría de usuarios pero que, sin embargo, no fue impedimento para que entraran a las estaciones.

El panorama ahora en Colombia es diferente; hace 20 días, de pasar a calles congestionadas y contaminadas, se pasó a vivir en calles vacías y plazas desocupadas en donde, desafortunadamente, se han visto aglomeraciones en puertas de alcaldías y gobernaciones pidiendo ayuda y comida, porque el hambre apremia en aquellos habitantes de la calle y en necesitados en general, que no saben cómo van a vivir estos días de aislamiento preventivo obligatorio.
El Ministerio de Salud ha confirmado 702 casos de coronavirus en Colombia, 10 fallecidos y 10 recuperados, razón por la cual las autoridades y los medios de comunicación deben insistir en que la mejor forma de prevenir el coronavirus es quedándose en casa.

Bogotá es la ciudad con la mayor número de contagiados, con 120 infectados, seguida de los departamentos del Valle del Cauca (66), Antioquia (52), Bolívar y Cundinamarca, ambos con 21, Risaralda (17), Huila (14), y Norte de Santander (11).
Según datos de octubre del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, en Colombia hay más de 5,6 millones de trabajadores que obtienen su sustento de la economía informal, y en las ciudades alcanzan una tasa del 47 % de la fuerza laboral, y esas personas se quedan sin medios de subsistencia por la cuarentena; es cuando los colombianos deben mostrar su casta y apoyar a estas personas que ahora necesitan de una mano amiga y protectora.

Y no es solamente proteger y ayudar al necesitado en estos momentos de cuarentena y dificultad; es también momento de proteger a las empresas y aquella que no cumplan con las normas, que tenga a más de 50 personas trabajando en un mismo espacio, que no disponga de los elementos de desinfección, debe ser sellada y multada, por que ante todo proteger el derecho a la vida de los trabajadores y sus familias y el bien común.

Ante la indisciplina de los ciudadanos, el Gobierno se ha planteado la posibilidad de modificar el decreto del pasado lunes para reducir las exenciones a la cuarentena. Para enfrentar la pandemia, las autoridades colombianas suspendieron vuelos internacionales y nacionales; cerraron las fronteras, y paralizaron prácticamente todas las actividades en el país, con excepción de las consideradas esenciales.

En ese sentido, el mapa de Colombia en la aplicación FlightRadar24, que usualmente tiene mucho tránsito de aviones, muestra poco movimiento ante la parálisis de la actividad aérea en prácticamente toda la región.


Más Noticias de esta sección

Publicidad