El arrojo de basuras en las calles, un problema ambiental que perdura en Santa Marta

Medio Ambiente
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Varios de los factores más relevantes para que estos actos se produzcan, son por la falta de cultura medioambiental, desinterés y comodidad a la hora de desprenderse de los residuos sólidos.

Redacción EL INFORMADOR
Fotos: Edgar Fuentes

Este problema ambiental que se vive en diferentes zonas le genera un mal aspecto a la ciudad, ya que el vertimiento de basuras se viene presentando en calles, avenidas, esquinas y hasta en sitios turísticos. Y aunque Santa Marta cuenta con un moderno sistema de contenedores recolectores de basuras, estos no son aprovechados por desidia y pereza de algunos ciudadanos.
Todos los samarios deberían tener conciencia medioambiental para darse cuenta que el arrojar la basura en la vía pública es un acto de mala fe contra la sociedad en general.

 Las basuras generan malos olores y focos de infecciones.

Hay gente que tira la basura en esquinas por lo que se crea un foco de infección,
De ahí la importancia de no tirar basura en las calles porque da mal aspecto, genera contaminación al medioambiente, se crean focos de infección, se tapan las alcantarillas en tiempos de lluvia y se favorece la reproducción de mosquitos y roedores.

La generación de basura es una consecuencia inevitable de las actividades humanas, pero desafortunadamente toda basura provoca impactos negativos medioambientales, y en general, puede contaminar cualquier entorno de cualquier ámbito: hogares, oficinas, fábricas.En la actualidad, los seres humanos están plagados de residuos peligrosos.



La ciudad cuenta con 730 contenedores de basuras instalados en diferentes partes de la ciudad, a los cuales se les tiene que dar un buen uso para mejorar la calidad del medioambiente.
Efectos de la contaminación por basura
La contaminación provocada por basura puede afectar la imagen visual de la naturaleza, así como la salud de los seres vivos. La superficie del agua se contamina por los desechos arrojados a ella, pero la verdad es que las sustancias tóxicas que emanan de los residuos alteran negativamente su composición, y dado que es consumida por plantas, animales y humanos, provoca enfermedades graves.

 Algunos ciudadanos arrojan las basuras en los andenes.

Por otra parte, la basura amontonada atrae insectos y otros animales indeseables, convirtiéndose en un foco de infección que enferma a las personas. La gestión de toneladas de basura también constituye elevados costos a los gobiernos.

Urge cambiar la mentalidad de los ciudadanos, para que se mentalicen y entiendan la necesidad ambiental y sanitaria de tener un entorno en buenas condiciones.

 Basuras arrojadas a los lados de los contenedores.

Por educación no es recomendable arrojar desperdicios de ningún tipo a la calle, por civismo se debe respetar el espacio público no tirando basura en lugares indebidos, y por respeto al medio ambiente pensamos que lo último que le hace falta es inundar las calles de basura en perjuicio colectivo.


Más Noticias de esta sección