Panamerican celebra hoy 80 años de patrimonio culinario en Santa Marta

Panamerican es ahora un hotel, ubicado en la carrera 1 No. 18-24., un lugar que ofrece la espectacular vista hacia la bahía más hermosa de América.

SANTA MARTA 497 AÑOS
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Miryam Díaz Segovia, de la primera generación de la familia de esta empresa, contó a EL INFORMADOR cómo fue administrar el restaurante durante 20 años, el cual es ahora un hotel ubicado en la carrera 1 No. 18-24.

El 29 de julio de 1942 nació la empresa familiar Panamerican, fundada por María Segovia, quien junto a su esposo Francisco Díaz, la formalizaron en la Cámara de Comercio de Santa Marta para el Magdalena, empezando en ese entonces como una heladería en la que también funcionaba una salsamentaria, ubicada en la llamada ‘Calle de la Acequia’, la actual calle 15 del Centro Histórico de la ciudad, y que hoy, por motivo de su cumpleaños número 80, celebra las bodas de roble de este lugar que se ha convertido en uno de los patrimonios de los samarios.

“Mi mamá fue la que inició el negocio del Panamerican, alquiló unas instalaciones de la casa que en ese entonces se llamaba ‘La Casa de la Florida’, en la calle 15 con carrera 3ª. Esta era muy espaciosa y allí vivíamos en el tercer piso junto a mis hermanos Gustavo, Francisco (Pacho), Nancy y Álvaro Díaz”, contó para EL INFORMADOR, Miryam Díaz Segovia, hija de los fundadores del Panamerican. 

La transición hacia nuevos proyectos

Quizá esta familia jamás imaginó lo trascendental del hecho, no solo para ellos, sino para todos los samarios, dado que al mudarse a la ‘Calle Cangrejal’ (calle 11), tras construirse las nuevas instalaciones del Teatro Variedades, inauguraron un restaurante, un billar, la heladería y un almacén de rancho, cada uno en su respectivo local.




El restaurante Panamerican fue considerado por muchos como el establecimiento gastronómico más antiguo del Caribe colombiano.

Sin embargo, “el restaurante tenía el problema con la entrada del cine del teatro, debido al ruido que allí se ocasionaba, razón por la que mi mamá pensó que lo mejor era trasladarnos a otro lugar y encontró un edificio en construcción en la ‘Calle del Pozo’ (calle 18), en el que había un local comercial, al que enseguida mandó a hacerle unos arreglos y cuando murieron los dueños, los hijos de estos vendieron la edificación a mis padres y nos fue muy bien hasta la fecha de hoy”, expresó Díaz.

Es un legado de generación en generación

Luego del fallecimiento de María Segovia y Francisco Díaz, dueños legítimos del proyecto Panamerican. La familia decidió continuar el legado, tomando las riendas el hijo mayor, Gustavo Díaz, quien quedó a cargo del restaurante, al cual le dio más elegancia y prestigio con ideas nuevas y llamativas.

Leer tambien: Restaurante Panamerican  

“Ya no era el restaurantico de antes como lo conocíamos, ya que mi hermano se formó en gastronomía e incluyó en el menú la comida gourmet y eso causó un auge muy tremendo, siendo el único que ofrecía este tipo de comidas en Santa Marta”, dijo Miryam, de la primera generación de la familia Panamerican.

El Restaurante Panamerican 

El Restaurante Panamerican fue uno de los más emblemáticos y tradicionales de la ciudad que por 70 años fue un contador de historias lleno de sabores. Igualmente, fue considerado por muchos como el establecimiento gastronómico más antiguo del Caribe colombiano. Con un ambiente único y tropical amenizado al ritmo de porros y de la ‘Billos Caracas Boys’.

La especialidad para los comensales eran los mariscos.

En 1993 murió Gustavo Díaz, el mayor de los hijos de los propietarios iniciales, por lo que el segundo de los hermanos fue quién heredó el restaurante. Sin embargo, decidió entregarlo en las manos de Miryam, quien marcó un antes y un después incluyendo eventos que amenizaban el ambiente de los días de celebraciones especiales.

“Fue todo un reto porque en ese momento yo tenía mi negocio de boutique de ropa y sala de belleza en El Rodadero, y me vine a administrar el restaurante, lo que fue una gran experiencia, ya que, le puse un toque especial, pues, empecé a hacer eventos cuando antes no se realizaban allí, como la celebración del Día de la Madre, de la Secretaria, de Navidad, así como también, fiestas americanas, porque habían muchos clientes estadounidenses, motivo por el cual, conmemorábamos el 4 de Julio y otras festividades”, recordó Díaz.

Le puede interesar: Restaurante Panamerican promueve cursos de etiqueta social entre universitarios

Fue para el año 2013, que este lugar tan visitado por samarios y turistas, se trasladó a la edificación, comúnmente conocida como ‘El Castillo’, donde actualmente funciona la Capitanía de Puerto, Dimar.

“El segundo piso era espectacular, allí quedaban los salones de banquete, que alquilaban para las fiestas, pero ya a finales de 2016, el segundo de sus hermanos dijo que estaba pasando muchas dificultades la parte gastronómica en Santa Marta e igualmente, en otras ciudades, razón por la que decidieron cerrar porque los costos de ahí eran grandísimos y el arriendo había aumentado mucho”, dijo Miryam.

Este lugar era una combinación de una vista a la bahía más hermosa de América con una amplia variedad de platos estilo gourmet, que mezclan la gastronomía internacional con la gastronomía colombiana, elaborados a base de frutos del mar, carnes, pastas, pollos y ensaladas del Panamerican. Ofrece a los comensales un agradable ambiente acompañado de la melodía de la música (piano, porros). 

Ahora es el Hotel Panamerican

El legado continúa ya en el sector hotelero con Gustavo y Alberto Díaz Camargo, empresarios que llevan una responsabilidad de continuar de esta historia familiar y la 4ta generación que son Elena e Isabel Díaz Giraldo. Siendo su actual ubicación en la carrera 1 No. 18-24.

El Panamerican y El Informador

A través de los años, El Panamerican y El Informador han vivido un lazo de hermandad que los ha unido hasta la actualidad.

Los anuncios publicitarios del Panamerican fueron pautados en EL INFORMADOR desde sus inicios. Este fue publicado en la fecha del 7 de septiembre de 1993.

“El Informador y el Panamerican han sido como una familia, hay una amistad muy linda qué nació cuando el periódico inició en 1958 y Santa Marta era muy pequeña, todos nos conocíamos. El Panamerican quedaba cerca de la casa de la familia Vives y José Ignacio Crispín Vives, ‘Nacho vives’, fue el abogado de mi papá, quién fue su primer cliente en su labor como jurista, y esto ha sido una cuestión como si el Panamerican y El Informador fueran hermanos”, mencionó Miryam.

Leer tambien: Restauranta PANAMERICAN 70años tardición en la gastronomia; patrimonio de los samarios

Tan fuerte ha sido esta relación entre las dos empresas que, en uno de los aniversarios del periódico El Informador, el Panamerican cerró sus puertas solamente para homenajearlo y entregó todo el servicio en honor a esta casa editorial. 

Se vienen grandes planes

Debido a la historia y la gran acogida que tuvo el restaurante Panamerican en aquellas épocas, se tiene previsto que, este pronto abrirá nuevamente sus puertas al interior del hotel, más específicamente en el último piso. 

Asimismo, se conoció que  igualmente, en el balneario turístico de El Rodadero se llevará a cabo un proyecto de otro hotel con un alojamiento a nivel internacional y que también, ofrecerá el restaurante, siendo esta otra sede del Panamerican. Se cree que para final de año se estará ejecutando dicha obra.

Le puede interesar: Restaurante Panamerican

EL dato: Cuando María Segovia empezó en 1942 en Santa Marta con el Panamerican, existía solamente otro restaurante en la ciudad, denominado El Madison (carrera cuarta entre 14 y 15), el cual tuvo que cerrar debido al gran auge del primero.


Escrito por:
Autor: Rony Barrera