Santa Marta después de la cuarentena 20-21

Blogs
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


El estado de emergencia en que se encuentra el planeta tierra, a raíz del virus, obliga a la humanidad repensar las ciudades y los territorios, la relación social entre humanos va a tener cambios fundamentales, el espacio público, La vivienda, el cambio climático y el desarrollo sostenible serán la prioridad en la agenda de la tierra.

La teoría de la arquitectura y la del urbanismo serán revisadas de acuerdo a las nuevas condiciones de vida y tendrá más vigencia la aplicación de lo aprendido, lo ahora vivido y también será revaluada esa misma teoría.

Es evidente la desnudez y fragilidad de la vida, la tozuda realidad de una ciencia y una medicina impotente para combatir la pandemia.
Hoy en día se nos vende la idea de una arquitectura sostenible, como si actualmente y en el pasado, no se nos hubiera enseñado los componentes y determinantes de esta disciplina profesional, que se fundamenta en el aprovechamiento y respeto de los recursos naturales, para lograr la tan soñada calidad ambiental y calidad de vida.

Humanizar las ciudades ¡Juego limpio al planeta!

La situación actual ha ilustrado al ser humano sobre la necesidad de que este cese de actividades a escala mundial nos plantea detenernos a pensar en el futuro.
La contaminación de los océanos y el aire en altos índices que se están generando en los países industrializados exige un mayor control de la calidad ambiental y una visión a mediano y largo plazo para mitigar esta problemática.

El mercantilismo salvaje de la vivienda ha causado grandes daños en el hábitat de las ciudades, subvalorando la arquitectura y se ha sometido al desproporcionado marketing lujurioso de la propiedad horizontal, atropellando cualquier concepto de ventilación iluminación y lo peor generando altas densidades a los centros urbanos.

La sociedad actual influenciada por falsos valores, ha sido proclive a todo lo negativo y consecuencias de la sociedad de consumo que genera problemas ambientales de gran magnitud, basuras, escombros, desechos químicos, minería ilegal, canteras sin estudios previos, amén de la explotación del subsuelo.¿ Qué hacer con ese volumen de excesos cada vez más creciente por el aumento de la población del planeta?

Los impactos generados por el hombre para abrirse camino y conquistar territorios salvajes por las famosas conectividades y vialidad y el crecimiento desmedido hacia la periferia de las ciudades han sido nefastos para humedales, cuerpos de agua, océanos, parques naturales y reservas ecológicas, evidencian toda falta de estudios y planificación del territorio sin controles efectivos.

El ser humano no ha hecho las cosas bien.
Ha faltado un mayor esfuerzo, estamos en un momento de expectativas, interrogantes y definitivamente un cambio dimensional.
Se advierten cambios trascendentales en el planeta, con el grave problema de la impotencia global, de que estamos siendo víctimas y estamos a merced de la competencia comercial de las superpotencias por la supremacía mundial.

Como afecta la arquitectura

Las altas densidades derivadas de la falta de planificación en las ciudades generan un cambio de enfoque. La búsqueda de una ciudad compacta se ha traducido en grandes alturas en las edificaciones, zonas de altas densidades, situación actual que es necesario revaluar y nos indica que una ciudad compacta también puede ser horizontal, para la eficiencia de servicios públicos y del sistema vial.

En la vivienda en grandes urbanizaciones y la vivienda en general esta nueva realidad nos conduce a revisar conceptos del modus vivendi y como relacionarnos en comunidad, los espacios comunales, áreas deportivas, espacio público, centros comerciales, colegios, escuelas, universidades requiere el distanciamiento o el estudio de máximos índices de habitabilidad en los espacios y definitivamente adquiere mucha importancia la educación virtual que de por sí, es una realidad en las universidades mucho antes del corona virus.
El encierro forzoso le ha otorgado a la vivienda otros tipos de espacios tan básicos como la cocina y el baño, para humanizar las cuarentenas, es importante la recreación, sitios de trabajo para una mayor estancia en esos espacios y área para aislamiento o cuidados especiales.

La relación o acceso inmediato de la vivienda con el entorno ya sea espacio público, área común o zona verde, permite la integración o complemento de su función básica. Lo cual permitiría una mejor habitabilidad, con ventilación natural, asoleadas convenientemente, y una asepsia e higienización optima-

Enfatizar la tendencia mundial de la utilización de energías alternativas, la costa caribe permite por su clima la utilización de la energía solar y la energía eólica.
La Sociedad colombiana de Arquitectos, con su presidente nacional, Alfredo Reyes le ha salido al paso al futuro que se avecina y trabaja con su junta directiva y ex presidentes, en la evaluación del post coronavirus, promoviendo una serie conferencias y conversatorios propositivos para aportar puntos de vistas y propuestas y fijar de esta forma una posición de esta asociación, para enfrentar las consecuencias, de esta ya prolongada cuarentena.

La visión sobre Santa Marta.

Esta ciudad se ha venido desarrollando con una morfología lineal, pero que en forma espontánea ha ido generando centros urbanos o centralidades, lo cual permite plantear que cada sector sea autosuficiente, en salud, sector administrativo, recreativo, y comercial. Lo cual implicaría la formulación unos planes de renovación urbana que contemplen la ejecución del equipamiento urbano en: Taganga, sector Central de transporte, Bello horizonte, el Rodadero, Pozos colorados, Mamatoco, Minca y la Zona industrial, el objetivo es lograr el menor desplazamiento posible por la ciudad y evitar la utilización del transporte masivo de personas para evitar las aglomeraciones.

En ciudades con una buena calidad de vida y ambientalmente sustentables en los centros urbanos han previsto la construcción de vivienda que permita una población residente y que sea prioridad tener a los trabajadores de las empresas con su domicilio, en cada sector. El alojamiento hotelero de categoría y el uso residencial turístico a la vanguardia del desarrollo urbano de la ciudad.

La calidad del turismo se ha venido a menos, porque la mayor afluencia de visitantes tienen baja, muy baja capacidad de compra, dar las condiciones en Colombia para el turismo social le corresponde al estado, hay sectores del departamento del magdalena que se pueden implementar para esta modalidad de turismo, en la troncal sobre ese litoral en donde hoy en día tienen asentamiento, tasajera, pueblo viejo con los mayores índices de pobreza son las áreas aptas para desarrollar allí instalaciones que permitan esos usos y poder combatir la pobreza que salta a la vista de todos con una indolencia descomunal, los gobernantes locales podrían conjuntamente con el gobierno central plantear una serie de proyectos para la generación de empleo de esas comunidades, apalancados con unos subsidios del estado para el desarrollo de la superestructura y de estas microempresas.

En las centralidades ya consolidadas de la ciudad de santa marta se requiere, un cambio en el uso del suelo, hacia las actividades múltiples que generen una dinámica poli funcional incluido el uso hotelero y residencial turístico en las áreas ubicadas en playas que sabemos son las mejores del caribe.
Estos centros urbanos especialmente los que dependen de la actividad turística han venido enfrentando una crisis por su franco deterioro, mala calidad, la actividad informal desbordada y creciente, como es el caso del rodadero y taganga este último por la construcción ilegal en sus cerros y el problema ambiental de su alcantarillado deficiente. Urgen planes de acción a corto plazo y planes de renovación urbana y redesarrollo a mediano plazo. Que pongan en valor los dos balnearios.
El centro histórico que ya tenía problemas por la desatención del gobierno y la nula interlocución de sus funcionarios, enfrenta el cierre masivo de los establecimientos comerciales y de turismo, quiebra que significa un daño grave a la ciudad, restituir esa dinámica a la superestructura turística es mucho más difícil que crearla por primera vez.

La actividad turística es fundamental para el departamento del magdalena y sobre todo para la ciudad de bastidas, pero será de las ultimas en normalizarse, porque depende en gran medida de las políticas internacionales y responsabilidad civil en el tema nacional, para poner en marcha y reactivar este sector, que exige desplazamientos masivos de personas, reglamentadas por protocolos en la aviación, en el transporte terrestre turístico e intermunicipal, uso y goce de playas, visitas a parques naturales, monumentos, los recorridos ajustados a los protocolos de bioseguridad, controles y asistencia moderada por los centros históricos y todo lo relacionado con las facilidades en donde se encuentra la gastronomía restaurantes, bares, discotecas y similares, tratamiento muy especial a la celebración de convenciones y congresos por sus características grupales, es quizás el capítulo más riguroso y exigente.

Hemos propuesto en varias oportunidades un plan de marketing turístico y promoción de la ciudad para mejorar los indicadores de este sector, que se constituyen en los más bajos de la costa caribe. La baja ocupación hotelera y el desmedido deterioro de la imagen y calidad del producto turístico, la falta de mercadeo, han venido generando un bajón, en lo que debe vender la ciudad en materia de turismo, sin incluir comercio y sector inmobiliario que dependen de este rubro. Algo como $900.000.000.000 novecientos mil millones de pesos anuales.
La integración de las tres ciudades principales de la costa caribe es imparable. En este propósito la alianza con Barranquilla, Cartagena y la Guajira es fundamental, la planificación como circuito turístico apalancada con una campaña nacional e internacional para promover la región, mejoraría la competitividad y su desarrollo físico en forma integral, por su complementariedad y variedad en cada destino turístico.


Escrito por:
Autor: Luis Ignacio Diazgranados Villarrea

Últimos artículos de este autor:
Publicidad