EL OASIS DE LA DIECISEIS CON QUINTA

Blogs
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


De camino a casa
La luna me mira con desconfianza
Porque sabe que mi mente no descansa
Y es en la noche cuando más trabaja.

Cierro la ventana,
Cierro las persianas
Y aun así sigue mirando
Por una hendija mi alma.
Una revolución de letras,
Frases y recetas
Da una y mil vueltas en mi cabeza.
Mi cuerpo está en la cama
Pero mi imaginación, quien sabe dónde anda,

Estrenando las alas

Que la poesía le ha obsequiado esta vez.

Casi a las seis comienza a rondar a mi olfato

El aroma a café,

Lo entretengo con jabón y champú,
Mientras se hacen las ocho

Y le retiran el seguro a las puertas de cristal.
Es entonces cuando se unen cielo y mar

Y empieza a navegar el barco de papel en el mar de café

Que no deja envejecer el sueño
Y aquello que era pequeño
Ahora empieza a crecer.
Termina mi primera taza de café
Empiezo a conversar con el señor José,

Que es otra de las cosas que le agradezco a Dios y a la vida.

El señor José es un amigo que encontré
En el oasis de la dieciséis con quinta.
Cuando converso con él
Recuerdo a Papá y de cierta forma
Siento que de uno en uno
Voy descontando los cafés
Que nos quedaron pendientes.
Se marcha el señor José

Y el aroma a café se apodera de mi olfato y mi mente.

Pido la segunda taza
Y es cuando el barco se afianza
Y navega entre recuerdos y sueños.
Se interna alma adentro
Y al acariciar mi sensibilidad
Me hace estremecer.
Cuando está a punto de escapar
Un suspiro por el conducto lagrimal,
Recuerdo que DIOS me dijo,

Que me había regalado este DON
No para llorar de tristeza,
Sino para llorar de felicidad.


Escrito por:
Autor: José Tercero Jaraba de la Cruz

Publicidad