Empresarios de Magdalena en solidaridad con los necesitados en medio de la pandemia

Aniversario El Informador
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Una de las consecuencias más notorias del confinamiento en el país fue la disminución de ingresos en los núcleos familiares más vulnerables cuyo sustento diario estaba basado en actividades informales. Por eso, varias organizaciones han dado un apoyo significativo que está permitiendo mantener alimentos en las mesas de cientos de hogares.

Por Adriana Cuao
Redacción EL INFORMADOR

El coronavirus y su alta posibilidad de contagio obligaron a los ciudadanos a resguardarse en los hogares para prevenir cualquier chance de adquirir el virus; sin embargo, esta solución resultó ser contraproducente para algunas familias dedicas a las labores informales, que vieron truncada cualquier oportunidad de salir a la calle a conseguir sustento. En estos casi cinco meses que ha sido extendido el Aislamiento Preventivo Obligatorio por el Gobierno Nacional, fueron muchas las empresas, fundaciones y personas naturales quienes, entendiendo las dificultades provocadas por la situación, han brindado apoyo a aquellas casas con mayores padecimientos por la falta de ingresos.

Alimentos, elementos básicos de aseo personal y material de bioseguridad, como tapabocas y gel antibacterial, fueron algunas de las ayudas distribuidas en los sectores más vulnerables de Santa Marta, que ayudaron a cientos de familias a mantenerse en pie durante estos tiempos difíciles.

Además, el personal médico también se ha visto beneficiado con la solidaridad naciente en medio de la pandemia, debido a que fueron focos de donaciones de material de protección para permitirles continuar con su trabajo con las respectivas prevenciones, como fue el caso de la organización Luis Carlos Sarmiento, que en un comienzo donó 80 mil millones de pesos al país para fortalecer las estrategias destinadas a combatir el virus, además de $4.700 millones para la producción de ventiladores y 20 mil kits para pruebas de Covid – 19.

El programa Ayudar Nos Hace Bien, liderado por la Primera Dama de la República, María Juliana Ruiz, entregó al departamento 18 mil mercados equipados con alimentos de primera necesidad y elementos básicos de aseo personal. Dicha entrega fue recibida por la Cámara de Come rcio de Santa Marta y la Comisión Regional de Competitividad e Innovación del Magdalena, mismas organizaciones que luego se encargaron de su distribución.


Asbama, hasta el momento, reporta la donación de 50 toneladas de guineo verde a las familias localizadas en las zonas de influencia de los lugares de producción en los departamentos de La Guajira, Magdalena y Cesar. Así mismo, la asociación de bananeros, dirigida por José Francisco Zúñiga, entregó 20 camas hospitalarias y 5 concentradores de oxígenos a la Alcaldía de Ciénaga.


El Grupo Daabon se sumó con la entrega de más de 30 mil jabones en barras, que fueron distribuidos a familias samarias, en conjunto con la iniciativa Unidos por Santa Marta, que también recogió grandes donaciones de alimentos y bonos de compra para los necesitados. En el Magdalena, la donación alcanzó las 200 mil barras.


Drummond apoyó a las familias cataqueras entregando 500 mercados en los hogares ubicados en los terrenos que rodean la vía férrea que atraviesa ese municipio, con el apoyo de la Oficina de Gestión Social de Aracataca. Así mismo, fortaleció los programas “Alfabetízate” y “Palabrario y Numerario”, que desarrolla en el Cesar, con el fin de seguir impulsando la educación, incluso desde el aislamiento preventivo.


Fedepalma puso a disposición del Banco de Alimentos de la Gobernación del Magdalena alrededor de 55 mil botellas de aceite, que posteriormente fueron distribuidas entre los mercados que recibieron cientos de hogares magdalenenses en lo que va de la cuarentena.


Egresados del colegio Diocesano lideraron la creación de un Fondo de Solidaridad, con el cual lograron beneficiar a 400 familias de la capital magdalenense. El grupo, denominado Somos Excélsior, logró recoger la suma de 10 millones de pesos que posteriormente fue invertida en la compra de alimentos para donar.


Andrés Echeverría, un pequeño ciudadano de 11 años y nacido en Zona Bananera, inició una campaña humanitaria con el objetivo de recolectar implementos de bioseguridad para distribuirlos en las zonas más vulnerables de municipios como Fundación, Algarrobo, Pueblo Viejo y Ciénaga, recibiendo el apoyo de empresarios regionales.


Ecopetrol y Cenit, por otro lado, donaron mil mercados a las familias ubicadas en los sectores aledaños al poliducto de Santa Marta, esto con el apoyo de la Alcaldía Distrital y la Cruz Roja Colombiana.


El Banco Diocesano de Alimentos, bajo la dirección del Secretariado Diocesano de Pastoral Social de Santa Marta, dirigió también sus esfuerzos al objetivo de llevar ayuda alimenticia a los más necesitados durante el aislamiento. A través de las comunidades parroquiales, los alimentos fueron entregados en barrios como Garagoa, Bonda, María Eugenia, Pescaíto, Rosalía, Tayrona, 11 de noviembre, Cerro de las tres Cruces, Taganga, Las Malvinas, Gaira, Bastidas y Avenida del Río.


Unidos por Santa Marta, Invest in Santa Marta y Samarios Unidos, llevaron una serie de jornadas de entrega de mercados dirigida a aquellas personas que viven de la informalidad. La Fundación Santo Domingo aportó 500 millones de pesos a esta causa, que permitió entregar cinco mil paquetes de alimentos en la capital del Magdalena.


Tres jóvenes samarias, Isabella Ordóñez, Mariana Lora y Daniela Plata, iniciaron un proceso de recolección benéfico, a través del cual consiguieron 15 millones de pesos por concepto de donación, que luego invirtieron en la compra de tapabocas N95, guantes y trajes de bioseguridad entregados al personal médico del Hospital Universitario Julio Méndez Barreneche.


El futbolista samario, Falcao García, aportó 296 mercados que, a través de la administración distrital, fueron distribuidos en hogares de los barrios Las Malvinas y La Universidad.


Empresarios del gremio constructor, asociado a Camacol con organizaciones como 3G Constructores, Mipko Constructores S.A.S, Constructora Infante Vives S.A.S, ACE, Santa Marta Promotora Jiménez S.A.S, Constructora Jiménez S.A e Inversiones Katime S.A.S., destinaron una donación de 40 millones de pesos, con los que se adquirieron 640 mercados que posteriormente recibieron igual número de familias samarias.


Las Escuelas de Formación Musical de Zona Bananera recibieron por parte de Unibán distintos instrumentos musicales para fortalecer el arte y la cultura en esta población durante el confinamiento. En total, la donación fue de 35.3 millones y beneficiará a 180 personas en los corregimientos de Orihueca y Guacamayal. Además, entregaron 100 mercados en conjunto con Asocoomag, a la Alcaldía del municipio.


La Sociedad Portuaria y las empresas asociadas Smitco y Carbosan entregaron 325 millones de millones a la Gobernación del Magdalena para apoyar la labor de beneficencia encaminada a ayudar a las familias vulnerables.


La Fundación Pepe Vives De Andréis, por ejemplo, ha entregado desde mercados hasta mascarillas de acetato, que han beneficiado comedores infantiles, habitantes de los barrios Villa Betel, Fundadores, Villa Tabla, María Eugenia, Luis R Calvo, Líbano 2.000 Villa Alejandría, 20 de octubre, entre otros, y a trabajadores del área del área de la salud de la ESE Alejandro Próspero Reverend y del Inpec, en conjunto con la campaña Escudos Solidarios.