Ataque con explosivos en un caserío del suroeste de Colombia deja dos civiles heridos

Judiciales - Nacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger
Disidentes de la antigua guerrilla de las Farc atacaron este lunes con explosivos el caserío de El Plateado, en el convulso departamento del Cauca (suroeste), un atentado que dejó dos civiles heridos, informaron las autoridades.


"Tenemos tres viviendas incineradas y dos personas heridas: una persona mayor de edad y otra menor", detalló el secretario de Gobierno del Cauca, Miller Hurtado, a periodistas

El Ejército, entre tanto, detalló en sus redes sociales que todo ocurrió durante un combate entre los uniformados y dos disidencias de las FARC: el Estado Mayor Central (Emc), liderada por alias 'Iván Mordisco', y la Segunda Marquetalia, que comanda 'Iván Márquez', quien fue jefe negociador de paz de la antigua guerrilla.

"Durante los combates, artefactos explosivos improvisados fueron lanzados por estas estructuras (grupos armados), afectando un establecimiento y una vivienda de la población civil", agregó la información.

En videos publicados en redes sociales se ve una ferretería y una vivienda en llamas por cuenta de la explosión, que ocurrió en pleno centro de este pueblo, ubicado en el municipio de Argelia, que desde hace varios años es azotado por la violencia de las disidencias de las FARC.

Lea, además: A ‘Baretico’, lo mataron celebrando el Día del Padre en Ciénaga


Los departamentos del Cauca y Valle del Cauca han sido escenario desde hace dos meses de acciones terroristas del EMC contra instalaciones militares y de policía, que han dejado muertos y heridos.

Justamente la semana pasada el Emc, que actualmente está escindido en dos grupos que antes comandaba 'Iván Mordisco', intensificó el número de ataques en el Cauca que comenzaron con cuatro ataques coordinados que dejaron un civil y dos policías heridos.

Igualmente, Sigifredo Márquez, padre de la vicepresidenta colombiana, Francia Márquez, fue objeto de un atentado el domingo cuando viajaba junto a un sobrino de la alta funcionaria, de seis años de edad, entre las localidades de Timba, en el Cauca, y el caserío Robles, una zona rural de Jamundí, en el interior de Colombia.

Frente a esta oleada de violencia, el alcalde de Cali, Alejandro Éder, pidió este lunes al Gobierno "revisar la política de bombardear los campos de estos grupos ilegales".

"Lo que se está haciendo es dándole una ventaja táctica a estas grupos ilegales, que además están reclutando menores a dos manos porque los entiende como su defensa aérea", agregó Éder a Noticias Caracol. EFE

Lea, además: En libertad la mujer señalada de ahogar a su hijo en Buritaca