Denuncian a clínica en Santa Marta por entregar cadáver equivocado a familiares

Judiciales - Local
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Como ‘una burla al dolor ajeno’ calificó Luz Marina Melo, el hecho de que la clínica Cehoca entregara el cuerpo sin vida de otra persona diferente al de su esposo, quien fue identificado como Jairo Acosta, de 59 años. La situación se registró en la mañana de este martes

En entrevista con EL INFORMADOR, la mujer  relató que su pareja ingresó el pasado 7 de marzo al centro asistencial por una caída que sufrió, por lo que se hizo necesario el ingreso a la clínica para su valoración, ya que presentaba hinchazones  en la parte inferior de su cuerpo, las cuales se agravaron debido a su diabetes.

“Él llegó el sábado porque sufrió una fuerte caída, tenía la pierna hinchada y decidimos traerlo a la clínica ya que él tenía diabetes. Sin embargo, no fue atendido de manera inmediata, el médico especialista no se encontraba disponible y solo le colocaban calmantes. El dolor se tranquilizaba, pero seguía quejándose. Así pasó el día, el dolor continuaba y hasta el apetito perdió, tanto que una enfermera lo obligó a comer. Después de ello, se calmó pero a las horas se puso mal”.

En medio de su dolor, Melo indicó que “este lunes 8 de marzo,  le dio una embolia, llamé a las enfermeras porque no hallaba que hacer, se me estaba ahogando y de inmediato me lo trasladaron a UCI, allá se complicó y hoy en la mañana me informaron de su muerte”.

Posteriormente, la familiar de Acosta denunció que en la clínica “nos dijeron que no podíamos ver a mi esposo por protocolos de bioseguridad; que ellos se encargaban de prepararlo y llevarlo a la funeraria; pero cuando lo voy a ver, nos damos cuenta que ese no era Jairo, es decir, me entregaron un cuerpo equivocado”.

La mujer enfatizó que “de inmediatamente llamamos a la clínica, pero no respondieron; nos tocó venir hasta acá, comentar la situación y que ellos verificaran que no me habían dado el cuerpo de mi esposo. Esto es una burla al dolor ajeno. ¿Cómo le hacen eso a uno? Hasta llegamos a pensar que mi marido estaba vivo”.




Más Noticias de esta sección

Publicidad