Imponen 15 años de cárcel a un traficante por la muerte de 39 personas dentro de un camión

Judiciales - Internacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Brujas (Bélgica), ene (EFE).- La justicia belga condenó a 15 años de prisión a un traficante de personas por los vínculos de su actividad delictiva con la muerte, en 2019, de 39 migrantes dentro del contenedor de un camión en el Reino Unido.

El condenado, llamado Vo Van Hong, es un hombre vietnamita de 45 años que, desde la parte belga de la investigación policial, fue considerado como el líder de la red de traficantes que propició la muerte de estos 39 migrantes en Inglaterra.

Ahora, la sentencia del Tribunal Penal de Brujas declara que Vo Van Hong es culpable de haber liderado una "organización criminal" en Bélgica que, según estipula el fallo judicial, transportó a un total de 115 personas entre septiembre de 2018 y mayo de 2020.

Además de cumplir 15 años de cárcel, la pena máxima prevista para este tipo de delito, el líder de la banda de traficantes también deberá pagar una multa de casi un millón de euros.

Le podría interesar: Detienen a cuatro personas por ‘trata de blancas’ con mujeres colombianas

Aparte de él, el Tribunal Penal de Brujas también condenó a varias penas de entre uno y 10 años de prisión a 22 personas más que, según la corte, formaban parte de la organización dirigida por Van Hong, y que colaboraron en el transporte de seres humanos.

Según explica el periódico Le Soir, la red actuaba desde Bruselas, donde tenía dos escondites, y allí atendió a al menos 15 de las víctimas que posteriormente terminaron falleciendo dentro del camión en el Reino Unido, en octubre de 2019.

Las 39 víctimas de aquel suceso eran vietnamitas, 31 de ellas hombres y ocho mujeres, de entre 15 y 44 años de edad, que fallecieron debido al calor y a la falta de oxígeno.

Quizás le interese: La Policía española detiene a 19 colombianos acusados de explotación sexual

El contenedor en el que iban salió del puerto belga de Zeebruge, en Brujas, y fue encontrado en un polígono industrial de Grays, una ciudad al este de Londres. EFE