Muere en un ataque suicida el director de la radio estatal de Somalia

Judiciales - Internacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


El periodista Abdiaziz Mohamud Guled, el director de la emisora estatal somalí Radio Mogadiscio, murió este sábado en un ataque suicida cometido en la capital de Somalia y que se atribuyó el grupo yihadista Al Shabab.

Guled, conocido popularmente como Abdiaziz Afrika, falleció esta noche en el barrio de Shangani a la salida de un restaurante cuando un terrorista se abalanzó sobre su automóvil y detonó un explosivo, informó la Policía.

En el automóvil viajaba también otro periodista, Sharmarke Warsame, el director de la televisión estatal de Somalia, quien resultó herido.

"Esta noche perdimos al director de Radio Mogadiscio, la radio estatal, el señor Abdiaziz Afrika. Fue un gran patriota, presentador de medios y crítico de AS (Al Shabab). Perdimos a un maravilloso colega y verdadero amigo", afirmó el ministro somalí de Información, Osman Dubbe, en su cuenta de la red social Twitter.

"Transmito mis condolencias a su familia, amigos y todos los medios de comunicación somalís. RIP Abdiaziz Afrika", agregó el ministro.

Al Shabab se atribuyó el ataque y señaló que fue en represalia por la ejecución en 2016, a manos de las autoridades somalís, de Hassan Hafani, un periodista que trabajaba para el grupo yihadista, según informaron medios locales.

Guled presentaba el programa "Gungaar", que abordaba soluciones para combatir la violencia extremista de grupos como Al Shabab, milicia afiliada a la red terrorista Al Qaeda desde 2012.

Leer también: A Jugador del Manchester City le adicionan dos cargos más por violación

Este grupo yihadista controla parte del centro y el sur de Somalia y aspira a instaurar en este país un Estado islámico de corte wahabí (ultraconservador).

Somalia vive en un estado de conflicto y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barre, lo que dejó a este país del Cuerno de África sin Gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas y señores de la guerra. EFE