La Fiscalía paraguaya encuentra cuerpos enterrados de dos presuntos narcos

Foto referencia

Judiciales - Internacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Asunción, (EFE).- La Fiscalía de Paraguay confirmó este jueves el hallazgo de los cuerpos de Rigoberto Bareiro Vargas y de su sobrino Diego Daniel Osorio Acuña, presuntos miembros de una organización dedicada al narcotráfico y secuestrados desde el pasado 11 de octubre.

Los dos cadáveres fueron encontrados la noche del miércoles en una fosa de cuatro metros de profundidad, en una zona boscosa a unos 10 kilómetros de las rutas que une San Pedro del Paraná y La Paz, ambas en el departamento de Itapúa (sur).

El médico forense que acompañó la diligencia realizada por la agente fiscal Zunilda Ocampos determinó que los dos hombres habían muerto por traumatismo penetrante de tórax y shock hipovolémico, y además uno de ellos presentaba "una herida de un arma contundente", según el comunicado del Ministerio Público.

El cuerpo de Bareiro Vargas, de 33 años, había recibido tres impactos de bala en la espalda, mientras que el de su sobrino, de 25 años, según la autopsia del forense.

Bareiro Vargas y Osorio fueron secuestrados el pasado 11 de octubre, cuando fueron interceptados mientras viajaban.

El vehículo en el que se desplazaban apareció después quemado en un camino vecinal de Coronel Bogado (departamento de Itapúa).

Los captores de los dos hombres, presuntamente miembros de un clan rival dedicado también al narcotráfico, solicitaron a sus familiares 50.000 dólares para la liberación de ambos, cifra que más tarde bajó a 30.000 dólares.

Bareiro Vargas se encontraba prófugo de la Justicia desde 2017 y contaba con una orden de captura por violación de la ley que reprime el tráfico de drogas.

Su sobrino, Osorio Acuña, actuaba como su secretario.

Bareiro Vargas era hermano de Wilfrido Bareiro, alias Peloncho, jefe del narcotráfico.

Peloncho fue arrestado en Asunción en el marco de la Operación Hermanos, realizada en 2017 en el área de San Pedro del Paraná, que posibilitó la desarticulación de una red de tráfico aéreo de drogas a Argentina y Chile. EFE