Gobierno colombiano “abierto” a escuchar voz de protestas y buscar soluciones

La primera jornada de protestas del año en Colombia comenzó este martes con bloqueos en el transporte público y algunos disturbios en Bogotá, que colapsaron la movilidad en varias zonas de la capital, mientras en otras ciudades se preparan para realizar plantones en rechazo a la violencia y a las políticas del Gobierno. a protesta de este 21 de enero, la primera del año después de las masivas manifestaciones de noviembre y diciembre contra las medidas sociales y económicas del Gobierno de Iván Duque, fue convocada en esta ocasión por el Comité Nacional de Paro bajo el lema "defensa de la vida". EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda

Nacional
Tamaño Letra
  • Font Size
Voceros aseguran que han avanzado en temas como empleo para jóvenes, beneficios tributarios y reforma del Icetex.

Bogotá, (EFE).- El Gobierno del presidente colombiano, Iván Duque, dijo este martes estar abierto a escuchar y discutir las demandas de los líderes de las protestas en el país para encontrar soluciones, siempre sobre la base de la no violencia y el respeto.

"Lo que está pasando es que la democracia cambió y hay desconfianza de los ciudadanos en las instituciones y lo que le corresponde a un Gobierno es escuchar entender esas dinámicas y poder dar respuesta", dijo a la Agencia EFE el director del Departamento Administrativo de la Presidencia, Diego Molano, designado como representante del Ejecutivo en el diálogo con los manifestantes.
Molano se refirió al tema en la misma jornada en la que se cumple la primera gran protesta de este año, que ha reportado una menor particiapación que las manifestaciones de noviembre y diciembre contra las medidas del Gobierno de Duque.

El motivo central de la movilización de este martes, según sus convocantes, es el repunte de la violencia en varias regiones del país, donde en las tres semanas que van de año han sido asesinados una veintena de líderes sociales.


 Diego Molano.

Peticiones de manifestantes
Los líderes de las protestas han presentado al Gobierno colombiano una serie de peticiones, que incluyen más inversión en educación, el desmonte del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía, la implementación del acuerdo de paz y medidas para frenar el asesinato de líderes sociales e indígenas, entre otros reclamos.
"El Gobierno nacional no paró (...) y el presidente Iván Duque ha estado escuchando en todo momento y lo que queremos es invitar a los manifestantes a que participen en esta conversación nacional y a que avancemos en la solución de esos problemas", dijo Molano.
La Gran Conversación Nacional es un mecanismo creado por el Gobierno para que todos los sectores del país manifiesten sus inquietudes con el fin de construir una agenda que permita dar soluciones.

Sin embargo, la iniciativa ha sido criticada por los organizadores del paro, que aseguran que no satisface las necesidades, ni la urgencia de las peticiones, y reclaman una mesa independiente.
Molano sostiene, sin embargo, que el Gobierno ha escuchado y dado soluciones en temas puntuales como en legislación para promover el empleo de los jóvenes, la reducción de aportes a la salud para pensionados y la reestructuración del gubernamental Instituto de Crédito Educativo y Estudios Técnicos en el Exterior (Icetex), para aliviar las deudas de los estudiantes con ese organismo.
En otros temas "no se puede negociar porque son del ámbito judicial y otros son inviables política jurídica y financieramente", explicó el funcionario al mencionar como ejemplo el impuesto conocido como 4 por mil que se aplica a movimientos bancarios.
Dijo que tampoco es posible cumplir la exigencia de que la petrolera Ecopetrol sea propiedad exclusiva del Estado, excluyendo a los accionistas privados, porque el costo sería muy alto para el erario.

Más Noticias de esta sección

Publicidad