Anuncio-empleo-el-informador-febrero

Erdogan y Kiliçdaroglu, luchan por el voto final

Un hombre se sienta en la carpa de campaña móvil del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en Estambul, Turquía. El 14 de mayo se celebraron elecciones generales en Turquía, donde ninguno de los candidatos superó la marca del 50 por ciento en la primera ronda. La segunda vuelta de las elecciones presidenciales entre el presidente turco Recep Tayyip Erdogan y su rival Kemal Kilicdaroglu, líder del opositor Partido Popular Republicano, se celebran hoy. (Foto EFE/EPA/Sedat Suna)

TEMA DEL DÍA
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


La cita con las urnas certifica una vez más su capacidad de supervivencia política de Erdogan, que llega como gran favorito, tras haber rozado la mayoría absoluta en primera vuelta, con un 49,5 % de las papeletas, casi cinco puntos porcentuales por delante de su rival, el socialdemócrata Kemal Kiliçdaroglu.

Turquía ha entrado en la recta final de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales con sus dos candidatos rivales, el islamista Recep Tayyip Erdogan, actual titular del cargo, y el socialdemócrata Kemal Kiliçdaroglu, pugnando por conquistar el apoyo de los ultranacionalistas.

La votación de hoy domingo, dos semanas después de celebrarse la primera ronda, en la que Erdogan se consolidó como favorito al obtener el 49,5 % de las papeletas, frente al 44,9 % del líder opositor.

Hay menos mítines en la calle que durante la campaña de la primera vuelta, cuando también estaba en juego la composición del Parlamento, y el ambiente es menos festivo. Ambos rivales intentan atraer ahora el apoyo de ese 5,2 % de la ciudadanía que en la primera vuelta optó por el tercer candidato, el ultraderechista Sinan Ogan.

Ogan ha declarado su apoyo a Erdogan, pero los dos partidos nacionalistas que lo nominaron como candidato respaldan ahora a Kiliçdaroglu, sin que esté claro qué postura pesa más para este sector de votantes.

De hombre entrañable a líder duro

Por lo pronto, su tono de voz ya se ha endurecido y en lugar de los entrañables vídeos grabados en la cocina de su casa, que le granjearon simpatía en la primera vuelta, apuesta ahora por una imagen de líder duro, cargando las tintas contra la inmigración.

"Los sirios se irán" y "El terrorismo ter-mi-na-rá", son dos eslóganes que ondean esta semana bajo el retrato del candidato, en un evidente intento de contrarrestar el discurso de Erdogan, que le achaca vínculos con el proscrito Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda de Turquía.

Erdogan llegó a incluir en numerosos mítines un vídeo que mostraba a guerrilleros aplaudiendo un discurso de Kiliçdaroglu. Esta semana admitió que las imágenes eran, por supuesto, resultado de un montaje.

Pese al giro a la derecha de Kiliçdaroglu, el partido de la izquierda prokurda, el HDP, le ha reiterado este jueves su apoyo, subrayando que su principal objetivo es lograr el fin de la gestión autoritaria de Erdogan.

Erdogan, por su parte, mantiene la estrategia con la que ya ha cosechado un claro éxito en las urnas el pasado día 14: si bien ya no pasa el citado vídeo manipulado, sí difunde imágenes del PKK, sugiriendo que apoyan al líder socialdemócrata.

islamistas kurdos, aliados peligrosos

Pero él tiene también un flanco débil: bajo las siglas del AKP han obtenido escaño en las legislativas del 14 de mayo varios candidatos provenientes del Hüda-Par, un minúsculo partido fundamentalista kurdo, heredero de una banda armada ultraislamista de los años noventa.


Escrito por:
Autor: Rony Barrera

Más Noticias de esta sección

Publicidad