La historia de un palmero samario afectado por la pandemia, la pudrición del cogollo y la banca

Palma de aceite.

Agropecuaria
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Dos de sus cultivos se encuentran inviables económicamente y el tercero, va camino al mismo destino.

La Pudrición del cogollo (PC), es una enfermedad que afecta las plantaciones de palma de aceite, causada por Phytophthora palmivora, un microorganismo capaz de degradar los tejidos más internos del cogollo y que a su vez permite que otros organismos oportunistas se vinculen a su estado agravando la situación, así lo define Cenipalma.

Sin distinción, la pudrición del cogollo (PC) afecta plantaciones de pequeños, medianos y grandes productores, convirtiéndose en un problema de mayor magnitud por causar no solo pérdidas económicas sino de empleos para los trabajadores, y la obligación de volver a sembrar.

Los cultivos afectados deben erradicarse, procedimiento que tiene un costo de más de un millón de pesos por hectárea, y luego, se debe esperar el tiempo necesario para preparar la tierra y poder volver a sembrar. 

Nelson Felipe Vives Lacouture, productor palmero, como todos los empresarios fue afectado en el año anterior por la pandemia, pero, además, dos de sus tres cultivos ubicados en Aracataca, están afectados al 100% por PC y en un estado irrecuperable. El tercero de sus predios también esta llegando a la inviabilidad económica.

De 49 trabajadores pasó a tener solo 14 y parte de los predios los arrendó para ganadería y cultivos de arroz, con el fin de poder generar algunos ingresos, aunque no se comparan con las ganancias que arroja la palma de aceite.

Por la crisis de la pandemia sumada a la afectación de la PC en sus cultivos, en 2020 se vio en apuros y solicitó a un banco privado la ampliación del plazo de un crédito para el agro que venía pagando con religiosa puntualidad, con el fin de disminuir el costo de las cuotas. Con poca asesoría de parte de la entidad y falta de investigación propia, terminó aceptando una reestructuración del crédito, que hoy lo tiene bloqueado ante toda la banca.

Este ‘castigo’, que considera como un atropello, le ha costado no solo a título personal sino a su empresa, por ser el representante legal. Ahora, aunque está a punto de saldar la deuda, no le es posible solicitar créditos para volver a sembrar palma, un cultivo costoso, a causa de este bloqueo financiero.

Asociándose y buscando financiación extrabancaria, logró reunir para iniciar un cultivo de papaya a un término de dos años con el que espera sobreponerse y pasado el tiempo, poder volver a sembrar palma.

Esfuerzo por

mitigar la PC

Recientemente el ministerio de Agricultura y Cenipalma firmaron un convenio de asociación para mitigar la Pudrición del Cogollo en las zonas palmeras Norte y Central del país, que beneficiará a los palmeros del Magdalena. En total son más de $4.654 millones para mitigar afectación fitosanitaria por Pudrición del cogollo.

En el Magdalena el 70% de las plantaciones presentan casos de PC. Alrededor de 11.000 hectáreas de palma de aceite han sido afectadas, de las cuales 6.000 ya han sido eliminadas.




Más Noticias de esta sección

Publicidad