BANNER_EMPLEO

Ballenas piloto encallan en una playa de Australia Occidental

Medio Ambiente
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Una impactante escena se vivió en la playa Cheynes, ubicada cerca de Albany en Australia Occidental, cuando al menos 20 ballenas piloto quedaron varadas en la costa tras una concentración de entre 60 y 70 de estos majestuosos animales frente a la playa.

Las imágenes transmitidas por medios australianos mostraron a las enormes ballenas piloto, que pueden medir hasta seis metros de largo, luchando por liberarse de la arena mientras se debatían en la orilla. El avistamiento de estos cetáceos en la playa dejó a los espectadores conmocionados y generó una operación de rescate para tratar de devolver a los animales al mar.

Lea también: Los aficionados a la inmersión que ayudan a limpiar el mar de Taganga

El servicio de Medio Ambiente de Australia Occidental agradeció la valiosa disposición de la gente que acudió a la playa para intentar ayudar a las ballenas encalladas. Sin embargo, la situación se volvió más desafiante debido a la cantidad de animales afectados y a las condiciones en las que se encontraban. 

Según el portavoz estatal del departamento de Biodiversidad y Medio Ambiente, aproximadamente la mitad de la manada de ballenas piloto se había quedado varada en la playa para la tarde de ese fatídico martes. El encallamiento de estas magníficas criaturas marinas es un hecho alarmante y preocupa a los expertos, quienes trabajan arduamente para encontrar una solución que permita su rescate y retorno seguro a aguas profundas.

Las ballenas piloto, conocidas por su inteligencia y sociabilidad, son animales altamente sociales que suelen moverse en grupos. Este tipo de eventos de varado son considerados raros, pero cuando ocurren, desencadenan una respuesta urgente para proteger y preservar la vida marina en peligro.

Las autoridades, junto con voluntarios y especialistas en vida marina, se encuentran implementando un operativo de rescate para intentar salvar a las ballenas encalladas y llevarlas de regreso a mar abierto, donde puedan recuperar su rumbo natural y continuar con su ciclo vital.





Publicidad