Anuncio-empleo-el-informador-febrero

La recolección de basura como forma de educación

Este tipo de actividades son altamente exitosas, porque se siente, a nivel personal, una satisfacción interior al ayudar a conservar el medio ambiente, por la familia y la comunidad en general, que son la más beneficiados.

Medio Ambiente
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


La basura se ha venido acumulando en el sector con entrada pública al mar y en éste como en otros lugares, su “Majestad el Plástico” ha creado un ya familiar paisaje multicolor altamente desolador.

Por: Alma Clara García 
Directora corporación Samarios, Sí Podemos

El pasado sábado 4 de febrero organizamos una jornada de recolección de basura entre la corporación Samarios Sí Podemos y el Hotel Marriott Santa Marta sector Playa Dormida, desde la entrada por la carretera Troncal hasta después de la línea férrea, en la que participaron varios conductores de taxis blancos, trabajadores del hotel y vecinos del lugar.

La basura se ha venido acumulando desde tiempo atrás en dicho lugar por cuanto es un punto de confluencia de pescadores, turistas, residentes y de los conductores de taxis blancos que parquean sus vehículos en las inmediaciones, en espera de las llamadas del hotel para recoger pasajeros y donde además hay una entrada pública al mar y en éste como en otros lugares, su “Majestad el Plástico” ha creado un ya familiar paisaje multicolor altamente desolador.

La empresa de aseo no ha puesto contenedores de basura en el lugar y los conductores que son ocupantes permanentes del sector, carecen de un lugar donde puedan satisfacer sus necesidades alimenticias y físicas, aunque, enhorabuena, estos aspectos parecen estar en vía de solución por parte del Marriott, con la adecuación futura de un lugar para el uso de dichos conductores.


La campaña de educación ambiental, se llevó a cabo en las inmediaciones del Hotel Marriott Santa Marta, sector Playa Dormida, desde la entrada por la carretera Troncal hasta después de la línea férrea, en la que participaron varios conductores de taxis blancos.

Una jornada dura pero satisfactoria

A partir de la jornada de ese día, nos preguntamos acerca de los efectos que puede producir este tipo de actividades colectivas de recolección de basura en quienes participaron en la misma, es decir, será una forma de ayuda a la educación de la gente, sobre el respeto al medio ambiente que la rodea o sólo una actividad pasajera que no deja huella.

Es una pregunta sin respuesta, hasta que podamos inferirla de los mismos hechos, como sería la disminución paulatina de basura en el lugar y que el estado de limpieza que se logre, perdure en el tiempo. De otro lado, también debemos tomar en consideración la diferencia que existe entre los partícipes de una jornada de recolección de basura como ésta, porque algunos de ellos fueron quienes generaron en gran medida su acumulación y en ese sentido, habrían recogido su propia basura, mientras otros, estaban realizando una labor de recolección voluntaria de la basura de otros.



La formación hace más que todo referencia a los niños, adolescentes y jóvenes y la educación a todos los anteriores y a los adultos. Todos deben ser conscientes de que cada uno aportando su “granito de arena”, se puede llegar al éxito de grandes objetivos. En la gráfica, moradores del sector de Playa Dormida, residentes y pescadores involucrados en la actividad.

Este tipo de actividades serían altamente exitosas, si llegaran a aumentar la sensibilidad de las personas frente al daño que produce la basura al medio ambiente porque todos sabemos que en casi todas las manifestaciones humanas, existe un código público y uno privado y desde ese punto de vista, si se le pregunta a cualquier transeúnte, si está de acuerdo con sacar la basura de sus casas y tirarla al mar o al río, seguramente la respuesta es NO; pero es evidente que no relaciona la pregunta con las bolsitas de comida, las servilletas, el vasito de tinto que por costumbre tira a la calle o al río desde un puente o con los empaques de jugos, botellas de agua, latas de bebidas o los palitos, que deja en cualquier sitio público.

Y ello nos lleva a preguntarnos, ¿qué es lo que permite que actuemos así? ¿Será falta de formación o de educación? Tanto la formación, entendida como el desarrollo del ser, el saber y el hacer de las personas, así como la educación en virtudes, creencias o hábitos, se considera que vienen de la familia y en menos escala de los colegios, paralelamente a su labor de enseñanza de conocimientos.


La basura se ha venido acumulando desde tiempo atrás en dicho lugar por cuanto es un punto de confluencia del sector turístico y pesquero, por lo que la labor fue dispendiosa, lo cual es un reto para seguir adelante.

Educación y formación palabras claves

La formación hace más que todo referencia a los niños, adolescentes y jóvenes y la educación a todos los anteriores y a los adultos. ¿Dónde estará el vacío cultural que se evidencia tanto en la sociedad colombiana en general como a la Samaria en particular, que nos permite actuar de esa forma tan indiferente por decir lo menos, por el bien común representado en el cuidado del medio ambiente?  

Me atrevo a contestar en parte esta pregunta, haciendo alusión a la experiencia que hemos tenido en el desarrollo del proyecto “Colegios Sostenibles” liderado por EL INFORMADOR y de la corporación Samarios SÍ Podemos y donde hemos seguido de cerca las iniciativas de los colegios adherentes al proyecto, en relación con su deber de crear en el alumnado, una conciencia ambiental de cuidado a la naturaleza.

Todos los colegios adherentes a “Colegios Sostenibles” sin excepción, separan basuras y entregan para reciclaje, el material correspondiente. Así mismo, promueven la ingesta de frutas y verduras entre los alumnos y muchos de ellos han dejado de vender paquetes de fritos y alimentos en empaques de icopor y plástico en sus cafeterías. También se ha hecho un gran esfuerzo por recoger los residuos orgánicos y compostarlos para el uso de sus jardines. ¿Hasta aquí el colegio hace su labor de educación, pero los padres y las familias han hecho su labor de formación?


En la gráfica, el gerente del Hotel Marriot, Luis Barboza, junto a Alma Clara García, Directora corporación Samarios, Sí Podemos; junto con varios conductores de taxis blancos, trabajadores del hotel y vecinos del lugar, durante la jornada de recolección de basuras.

En este punto, estamos pendientes de los resultados de una encuesta que se hizo en desarrollo del proyecto en algunos de nuestros colegios adherentes, sobre el tema del manejo ambiental en el seno de las familias, para así tener más claro el panorama que relacione la formación y la educación en el hogar y en el colegio.

Con todo lo anterior, esperamos que la recolección de basura del pasado 4 de febrero, nos ayude a todos los que participamos en ella, a ser conscientes y responsables de la basura que producimos a nivel personal. Ese es el inicio del camino.

Destacado
La experiencia que hemos tenido en el desarrollo del proyecto “Colegios Sostenibles” liderado por EL INFORMADOR y de la corporación Samarios SÍ Podemos, se ha seguido de cerca las iniciativas de los colegios adherentes al proyecto, en relación con su deber de crear en el alumnado, una conciencia ambiental de cuidado a la naturaleza.












Publicidad