Unos 60 heridos en Belgrado tras disturbios contra restricciones por covid-19

Un grupo de manifestantes logró irrumpir en el edificio del Parlamento de República de Serbia, pero fue desalojado por la Policía, desplegada a la entrada del edificio, que sufrió daños materiales.

Internacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Los grupos violentos incendiaron varios vehículos policiales, volcaron y destruyeron varias jardineras y señales de tráfico.

Belgrado (EFE) - Unas 60 personas resultaron heridas -de ellas 43 policías- en los enfrentamientos entre antidisturbios y manifestantes en el centro de Belgrado tras el anuncio de nuevas restricciones por la propagación del coronavirus.
El director de la Policía, Vladimir Rebic, declaró a la emisora de televisión pública RTS que 23 personas han sido detenidas en la protesta violenta, durante la cual un grupo de manifestantes irrumpió brevemente en el edificio del Parlamento serbio.

Según Rebic, entre los detenidos está el diputado ultranacionalista Srdjan Nogo, a quien acusó de organizar la entrada a la fuerza en el Parlamento.

El presidente serbio, el conservador Aleksandar Vucic, anunció que probablemente se imponga un toque de queda desde las 18.00 hora local del viernes y hasta las 05.00 de la mañana del lunes, sobre todo en Belgrado, pero que podría ser extendido al resto del país. Vucic, en cualquier caso, dijo que esa decisión compete a un grupo de especialistas pero que el número creciente de contagios acerca ese escenario.

Además, a partir de este miércoles quedarían prohibidas todas las reuniones de más de cinco personas en espacios públicos cerrados y también al aire libre en la capital, ciudad de unos 1,7 millones de habitantes.

Poco después del anuncio de las medidas por parte de Vucic, un político criticado por la oposición como autoritario, miles de personas salieron a las calles para expresar su malestar.

Los peores disturbios se desarrollaron entre las 22.30 y las 00.30 GMT, cuando los manifestantes abandonaron la explanada frente al Parlamento.

Tras intentos reiterados del grupo de irrumpir de nuevo en el edificio, la policía empezó a lanzar gas lacrimógeno para dispersar a la muchedumbre, pero siguieron ataques de grupos violentos a la policía con piedras, botellas e incluso bengalas.



Más Noticias de esta sección

Publicidad