Diputados británicos hacen cola cientos de metros para votar en persona

La votación tardó unos cuarenta minutos en completarse, mientras que la duración habitual suele ser de quince minutos.

Internacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


La oposición, entre otras críticas, ha advertido de que el voto presencial hace imposible que los diputados especialmente vulnerables al coronavirus, debido a su edad o por patologías previas, ejerzan su labor

Londres (EFE) - El Parlamento británico celebró la primera votación presencial desde el inicio de la pandemia de coronavirus, para lo cual los diputados se vieron obligados a formar una fila de cientos de metros que se extendió por los jardines del palacio de Westminster y llegó hasta el edificio adyacente de Portcullis House.
La inusual escena, que ha levantado airadas críticas por parte de la oposición, se produjo debido a la obligación de mantener dos metros de distancia personal y por el peculiar sistema de votación que se utiliza en la Cámara de los Comunes.

Normalmente, cada parlamentario camina a través de uno de los dos pasillos de la cámara, uno reservado para el "sí" y el otro para el "no", donde son contados por funcionarios.
En un sistema actualizado para tratar de agilizar el trámite, los diputados caminan ahora por la izquierda o por la derecha del presidente de los Comunes y expresan en voz alta su voto.
A pesar de esa novedad, la votación tardó unos cuarenta minutos en completarse, mientras que la duración habitual suele ser de quince minutos.
Numerosos parlamentarios lamentaron la situación que se vivió en las inmediaciones del Parlamento.

El laborista Alex Sobel lo consideró "ridículo" y su compañero de partido Matt Western lo describió como una "payasada", mientras que la nacionalista escocesa Joanna Cherry aseguró que los funcionarios trataban de evitar que se hicieran fotos a la cola en el interior del edificio, "sin duda para evitar el ridículo".

La mayoría absoluta del Gobierno conservador se impuso en una moción que permitirá precisamente mantener este sistema de votación físico y abolir el voto telemático que había estado en marcha en las últimas semanas.

Jacob Rees-Mogg, líder conservador en la cámara baja, afirmó que el modelo de Parlamento "híbrido" ha sido un "compromiso" durante el pico de la pandemia, pero debe llegar a su fin cuando el Gobierno ha comenzado a levantar el confinamiento en Inglaterra.


Más Noticias de esta sección

Publicidad