Rusia desmiente envío de aviones de combate a Libia

Internacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


 (EFE).- Rusia desmintió hoy las denuncias del Ejército de Estados Unidos para África (Africom) sobre el envío de aviones de combate rusos a Libia con el fin de apoyar a grupos mercenarios en la nación africana.


"Es un nuevo cuento de horror al estilo americano. Es una noticia falsa y desinformación en el espíritu de las anteriores Administraciones estadounidenses", declaró el primer vicepresidente del comité de Defensa de la Duma rusa (Cámara de diputados), Andréi Krásov, citado por la agencia Interfax.

El diputado ruso señaló que "la posición rusa es bien conocida: abogamos por el cese del derramamiento de sangre en Libia, llamamos a todas las partes del conflicto a abstenerse del uso de las armas y sentarse a la mesa de las conversaciones".

Según Krásov, Estados Unidos "una vez más trata de jugar la carta rusa".

Este martes, Africom denunció que Rusia busca expandir su influencia militar en Libia, al trasladar al país norteafricano aviones de combate y facilitar la llegada de Empresas de Seguridad Militar Privada (PSMC) como Wagner Group, propiedad del oligarca ruso Yevgueni Prigozhin, considerado amigo del presidente, Vladímir Putin.

En un comunicado difundido a los medios, el jefe de Africom, el general Stephen Townsed, apoyó su denuncia con fotografías en las que se podía observar lo que parecían ser un cazabombardero Mig-29 Fulcrum y un Sukhoi Su-24 Fencer en vuelo hacia Libia desde una base rusa en territorio bajo control del presidente sirio, Bachar al Asad.

La denuncia norteamericana se produce días después de que el ministro de Interior del Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) sostenido por la ONU en Trípoli, Fathi Bashaga, denunciara el aterrizaje en Libia de seis aviones de combate rusos -cuatro Mig-29 y dos Su-24-, que según su versión habían llegado escoltados desde Siria en apoyo a las fuerzas del mariscal Jalifa Hafter, el tutor del Ejecutivo no reconocido en el este de Libia y el hombre fuerte del país.

En tanto, el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, sostuvo hoy una conversación con el presidente del Parlamento de Tobruk, Aguila Saleh, aliado de Hafter.

"Ambas partes acentuaron la falta de perspectivas de cualquier intento de lograr una solución militar a la crisis y la necesidad del inicio inmediato de un diálogo constructivo con la participación de todas las fuerzas políticas libias", informó el Ministerio de Exteriores de Rusia.

Lavrov reiteró su apoyo a la iniciativa propuesta por Saleh el pasado 23 de abril, que supone el cese inmediato de cualquier enfrentamiento y la realización de conversaciones con el fin de formar un Gobierno único en el país. EFE


Más Noticias de esta sección

Publicidad