Comienzan en Japón los ensayos clínicos del favipiravir contra el coronavirus

Algunos médicos en Japón ya usan el medicamento para tratar la COVID-19 con fines de investigación, pero es necesario un ensayo clínico de la empresa para obtener aprobación para su distribución a gran escala.

Internacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


El Gobierno japonés tendría una reserva del fármaco, ha dicho el diario económico Nikkei, asciende a unos 2 millones de dosis, que podrían no ser suficientes.

Tokio (EFE)- La farmacéutica japonesa Fujifilm Toyama Chemical, responsable del antigripal experimental favipiravir que se está probando para tratar los síntomas de la enfermedad respiratoria por coronavirus COVID-19, ha empezado los ensayos clínicos en Japón.

La empresa nipona tiene previsto realizar pruebas con el fármaco en unos 100 pacientes infectados con el coronavirus SARS-CoV-2 en un ensayo clínico que se prolongará hasta finales de junio, detalló la cadena pública japonesa NHK.
El favipiravir, conocido en Japón bajo su denominación comercial Avigan, impide que los virus copien su material genético a través de un mecanismo de acción para inhibir selectivamente la RNA-polimerasa involucrada en la reproducción vírica del virus de la gripe.

Por ello, se espera que "pueda tener un potencial antiviral en el nuevo coronavirus, ya que está clasificado en el mismo tipo de virus ARN monocatenario (que se replica en la célula del infectado) que la influenza", señaló la farmacéutica en un comunicado.

El Avigan obtuvo en 2014 la aprobación del Gobierno nipón para su producción y venta como un medicamento contra la influenza, pero nunca se ha distribuido en el mercado y no está disponible en hospitales o farmacias de ningún país, ni siquiera en Japón.

Esto se debe a que este medicamento experimental se emplea para tratar ciertos tipos de gripe "sólo cuando se da un brote de un virus de influenza nuevo o emergente en los que otros antivirales no son efectivos o son ineficientes" y bajo expresa autorización del Gobierno, dado que se han documentado graves efectos secundarios.

Entre estos efectos se encuentran abortos o las malformaciones fetales, por lo que el fármaco no es apto para embarazadas.



Más Noticias de esta sección

Publicidad