Muerte de un sacerdote enciende las alarmas de pederastia en Venezuela

Párroco Jesús Manuel Rondón Molina, asesinado por un adolescente en Táchira, en Venezuela.

Internacional
Tamaño Letra
  • Font Size
Al menos dos niños más presentaron denuncias en su contra ante la iglesia en los años 2014 y 2015.

Caracas (EFE).- El homicidio del que fue víctima un sacerdote a manos de un adolescente en el oeste de Venezuela ha encendido las alarmas de un país tradicionalmente católico, pues el menor asesinó al cura para librarse de los abusos sexuales que padecía.
Un caso en el que por momentos se desdibujan los roles de víctima y victimario.
Tras seis días desaparecido, el presbítero Jesús Manuel Rondón Molina, de 47 años, fue encontrado muerto el 22 de enero en una zona boscosa de la población de Rubio, en el estado andino de Táchira, fronterizo con Colombia.
Un joven de 17 años, cuya identidad es protegida por las autoridades venezolanas por tratarse de un menor de edad, confesó haber asesinado a Rondón Molina y que este abusaba sexualmente de él desde hacía casi cuatro años.



El ministro de Interior, Néstor Reverol, explicó que el cura "mantenía acosado y bajo amenaza" al adolescente, quien citó al religioso a una zona cerca de un convento donde lo estranguló dentro de un vehículo.
La Fiscalía venezolana ha confirmado que el sacerdote, que amenazaba al joven con violar a su hermano de 10 años si oponía resistencia o lo denunciaba, abusó sexualmente de ambos.
El fiscal general, Tarek William Saab, denunció que el comportamiento de este presbítero era reiterado y del conocimiento de sus superiores, y aseguró tener pruebas de ello.
Rondón Molina, dijo, tenía una "carrera letal" en contra de menores de edad, sin que las autoridades eclesiásticas lo colocaran a las órdenes de la Justicia.

Más Noticias de esta sección

Publicidad