Cerca de 150 hectáreas consumidas por incendios en Santa Ana

Alrededor de 800 hectáreas han sido afectadas por el fuego que se propaga en el municipio.

Departamento
Tamaño Letra
  • Font Size
El Cuerpo de Bomberos del municipio, pide apoyo de las entidades para la asistencia del fuego, debido a que ellos carecen de equipos para atender la emergencia.

Hace más de tres días, un fuerte incendio ha estado consumiendo un porcentaje importante de vegetación en Santa Ana, Magdalena, más exactamente en el sector de Guineo Bajo, ubicado en el límite de dicha población con el municipio de Pijiño del Carmen.

El incendio forestal sigue activo en la zona y, al parecer, se generó por las altas temperaturas que se están presentando. Durante las noches, el fuego toma menos fuerza, pero al llegar la luz y retomar los grados de calor vuelve a reactivarse.



Recientemente estuvieron en el sitio unas unidades provenientes de los organismos de socorro para tomar evidencias sobre lo que viene ocurriendo.
“El fuego más grande está en la zona de bosque nativo, el resto se encuentra localizada en las plantaciones de eucalipto en una zona más baja”, explicó Carlos González, director de la entidad bomberil.

El Cuerpo de Bombero de Santa Ana actualmente no se encuentra capacitado para enfrentar este tipo de situaciones, dado que no cuentan con el equipamiento requerido y no pueden acceder al sitio, aunque el personal se encuentra totalmente capacitado y certificado.



Hasta el momento, el sector de mayor conflagración no ha podido ser intervenido por las dificultades que de acceso. Sin embargo, hasta el sitio han llegado organismos provenientes de El Banco, que han brindado apoyo en el control de las llamas en su parte más baja. Incluso, se planeó una misión con la participación de ocho unidades, que posteriormente debió ser abortada por falta de apoyo para la movilización.



Según informó el director de la Defensa Civil seccional Magdalena, Karlotz Omaña, durante los días que ha estado vigente el incendio, van cerca de 800 hectáreas de bosque seco consumidas y va fortaleciéndose en dirección a las fincas que están ubicadas en los sectores aledaños.
“Hay una finca muy grande llamada La Gorgona, de casi dos hectáreas, que ha perdido bastante fauna y flora”, cuenta.



De acuerdo a su versión, el área en donde están ubicadas las plantas de eucalipto, que poseen características que propenden al crecimiento del fuego, pertenecen a la Universidad de Antioquia, pero ha sido invadida por personas que instalaron viviendas improvisadas para su supervivencia.

Más Noticias de esta sección

Publicidad