En la IED Nueva Granada improvisan sus clases mientras las instalaciones caen por pedazos

Departamento
Tamaño Letra
  • Font Size
La Institución Educativa Técnica Departamental Nueva Granada es actualmente uno más de los colegios de Magdalena que no cuenta con las condiciones aptas para impartir clases a los estudiantes, quienes por el pésimo estado de sus aulas se han visto obligados, incluso, a desarrollar jornadas académicas debajo de los árboles.

Durante varios meses, docentes, alumnos y padres de familia que conforman la comunidad educativa de dicha institución han estado solicitando a los entes responsables la intervención urgente del colegio de bachillerato de Nueva Granada, debido a que es un espacio que contiene las características mínimas requeridas para el normal desarrollo estudiantil de los granadinos.

Actualmente el colegio no cuenta con sillas ni salones suficientes para todos los alumnos. La comunidad denuncia también el mal estado de los baños y la caiga paulatina de los techos.
 Los alumnos han sellado algunos salones es señal de protesta debido a que, cuando llueve, el agua ingresa y hace imposible el uso de los mismos.

Según explican algunos acudientes, la institución, ubicada en la calle 8 con carrera 7, no tiene ni siquiera un techo estable porque el material del mismo poco a poco se ha estado cayendo, dejando grandes agujeros que imposibilitan el uso de las aulas. Por esto y más, en reiteradas ocasiones han solicitado a la rectora, Isabel Vides, adelantar gestiones que permitan recuperar la infraestructura escolar, pero hasta el momento, las solicitudes han sido en vano.

“Debajo de los árboles, ahí tienen que recibir sus clases debido al gran deterioro en que se encuentra la institución. Los padres de familia hemos venido buscando la manera de acercarnos a la rectora, quien muy poco está en el colegio. Es evidente la falta de compromiso”, sostuvo uno de los padres, que prefirió reservar su identidad.

 Incluso el techo está cayendo al piso en parte de la institución.

Sin baños ni sillas
Entre las urgencias más destacables del sinnúmero de necesidades a las que se enfrentan diariamente, resalta el deplorable estado en el que se encuentran las baterías sanitarias, lo que, en ocasiones, obliga a los alumnos a pasar la jornada escolar evadiendo la entrada a los baños. Así mismo, hay grupos que no tienen siquiera sillas para sentarse a escuchar a los docentes y el salón de informática tuvo que ser habilitado para otras áreas de enseñanzas dado que el resto están en estado de quebranto y, al parecer, no hay presupuesto para efectuar los arreglos.



“Debajo de los árboles, ahí tienen que recibir sus clases debido al gran deterioro en que se encuentra la institución. Los padres de familia hemos venido buscando la manera de acercarnos a la rectora, quien muy poco está en el colegio”, explicó uno de los padres de familia.


“Desde finales del año pasado nuestros hijos han tenido que cerrar los salones en señal de protesta ya que con todo y el invierno se mojaban o no podían ingresar porque amanecían mojados. El deterioro es inminente, los salones han quedado desolados y en al abandono, el hacinamiento se hace notar porque el colegio tiene muchos niños y pocos salones”, agregó un de los padres indignados.



Piden condiciones dignas
“Como padres de familia hacemos un llamado a las autoridades competentes para que tomen cartas en el asunto. Aquí se ha perdido todo y nadie dice nada no hay sentido de pertenencia, el punto Vive Digital ha sido desmantelado en su totalidad”, manifestó, agregando además que tampoco hay abanicos y que los grupos de preescolar deben estudiar amontonados, con dos docentes por aula por la falta de espacio.

De igual manera, solicitan al alcalde del municipio, Jairo Saúl Farelo Noriega, que tome cartas en el asunto para que esta situación pueda ser abordada lo antes posible para encontrar solución, que ha convertido a una de las mejores instituciones de esta población en un sitio sin esperanzas.



“Será que nuestros hijos van a terminar este año recibiendo las clases de informática debajo de un árbol, o en el mismo hacinamiento de años anteriores, o será que tiene que caerles el colegio encima para que las autoridades se pronuncien”, puntualizó.

Más Noticias de esta sección

Publicidad