Exalcalde de Concordia niega haber entregado equipos de la Alcaldía en mal estado

El actual mandatario de Concordia manifestó haber recibido las oficinas de la Alcaldía en mal estado.

Departamento
Tamaño Letra
  • Font Size
La pronunciación de quien era el mandatario del municipio, se da luego de que el actual equipo de trabajo hiciera pública una queja por el estado de la infraestructura y falta de información en los computadores.

Dadas las quejas difundidas con anterioridad por la actual Administración Municipal de Concordia, liderada por Eliseo Barraza, en las que manifestaba su inconformismo por el estado en el que recibió el mobiliario, la estructura en general de las oficinas y la falta de información en los equipos de trabajo de cada dependencia.

Según relató Barraza, en los computadores de las respectivas oficinas habían sido borrados todos los datos relacionados con la actividad de la Alcaldía, además de sillas, escritorios y cielo raso en mal estado y archivos impresos en desorden.

A lo anterior, Pedro Ospino, alcalde de Concordia hasta el 31 de diciembre de 2019, emitió un comunicado firmado con su nombre en el que niega algunas de las acusaciones hecha por Barraza, alegando que, durante parte del proceso de empalme, él se encontraba suspendido de su cargo, pero de igual manera la comisión designada por la entidad dio cuentas de todo lo necesario y cumplió con lo establecido por los órganos de control.

“Cabe informar, que todas las dependencias tienen sus equipos de cómputo, unos más nuevos que otros, pero todos en perfecto estado, cuya información contenida es la necesaria para cada oficina, la información que requieran para adelantar trámites propios de cada función se encuentra cargado en las bases de datos oportunamente entregadas y plataformas correspondientes. Por ejemplo, en la Secretaría de Planeación e Infraestructura hay tres computadores de escritorio, el mismo número que en la Secretaría de Hacienda”, expresó Ospina.

Así mismo, sostuvo que existe un listado de muebles que prefirió dejar en las oficinas, que por el tiempo y el uso se fueron deteriorando, pero que está en manos del actual alcalde decidir si es necesario deshacerse de ellos o no.

“Con respecto a la infraestructura de la edificación les recuerdo que el edificio no lo construimos nosotros y que si los baños tienen mal olor, pues revise si tiene el sello hidráulico si hay algún retorno del agua o algún otro inconveniente que se esté presentando, y que no percibimos los últimos días, agregó.

Además, aclaró que, en relación al tema financiero, surgió un inconveniente con una serie de giros no reflejados por el cierre de plataformas bancarias, efectuados el 30 de diciembre de 2019, por lo tanto, sigue pendiente el pago de una bonificación a la cual Ospino tiene derecho por sus labores como alcalde, el pago del acta del puente de El Bálsamo, el pago de un anticipo del proyecto de andenes y bordillos, entre otros.

Sin embargo, dichos montos estarían “amparados a través de los recursos del Fonpet del cual se tiene la resolución destinándose dichos recursos y las liquidaciones laborales”, puntualizó.

Más Noticias de esta sección

Publicidad