Invasión de los cerros de Santa Marta: un fenómeno que se hace más fuerte

La invasión de los cerros genera un daño ambiental agresivo y causa que cientos de especies de árboles sean talados y los animales terminan quemados y desalojados de su hábitat natural.

Distrito
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


A medida que avanza la pandemia en la capital del Magdalena, cada vez es mayor la quema y tala de árboles en las zonas de alto riesgo por ocupaciones ilegales y en zonas protegidas de bosques secos.

La ocupación irregular en los cerros en Santa Marta, sigue creciendo por parte de invasores quienes se instalan de día o de noche para construir casas y cambuches con el propósito de radicarse en ese lugar.
Las invasiones han generado una sobrepoblación en los cerros y el riesgo de que se presenten emergencias por deslizamientos y derrumbes es cada vez mayor. Esta situación se ha estado presentado en la ciudad de manera reiterada sin intervención pertinente de las autoridades ambientales.

Le puede interesar:  Peligro por invasión de cerros sin control en Santa Marta

A medida que avanza la pandemia en la capital del Magdalena, cada vez es mayor la quema y tala de árboles en las zonas de alto riesgo por ocupaciones ilegales. Este fenómeno se presenta en varios sectores, como: Cerro de las Tres Cruces, María Eugenia, San Pablo y Gaira, donde los ciudadanos queman los árboles, algunos los cortan, y luego invaden el espacio, sin que las autoridades ambientales lleguen a impedirlo.

Con el daño ambiental tan agresivo ya que genera que cientos de especies de árboles sean talados, animales quemados y desalojados de su hábitat natural, se suma la fertilidad del suelo que es arrasada por las llamas.
El Plan de Ordenamiento Territorial, POT 500 años, que presentó la Alcaldía de Santa Marta y que se encuentra en estudio por parte del Concejo distrital desde junio de este año, plantea la importancia del sistema de cerros en la ciudad, teniendo en cuenta en el documento tres dimensiones: Ambiental, Social y Productiva.

Le puede interesar:  Así se roban los cerros en Santa Marta

Específicamente la Dimensión Ambiental busca crear equilibrio entre la ciudad y sus necesidades al reconocer las riquezas y biodiversidad propias de este territorio, ya que Santa Marta cuenta con extensos ecosistemas a lo largo y ancho de la región como lo son lagunas, ríos, mares, extensas zonas de playas y bosques secos que gran parte se encuentran ubicados en los cerros, entre otros. Sin embargo, no estarían claras las medidas contundentes para contrarrestar un fenómeno que con el tiempo viene tomando fuerza, como es la invasión de cerros en la ciudad.
En esta imagen se evidencia la quema de árboles y las invasiones en el cerro del barrio San Pablo.
En esta imagen se evidencia la quema de árboles y las invasiones en el cerro del barrio San Pablo.
El Secretario de Planeación del distrito, Raúl Pacheco, explicó que en el nuevo POT, se encuentra delimitado el perímetro urbano y las zonas de protección las cuales deben ser recuperadas y otras conservadas mediante la acción del distrito, esto incluye el control a las invasiones.

Según la concejal del distrito, Miguelina Pacheco, existen cerros en la ciudad que aparecen en el nuevo POT como zonas protegidas por ser bosques secos y zonas de preservación. “En Santa Marta ocurre un fenómeno que es la invasión de los cerros, lo que sí se debe tener muy en cuenta es frenar esas invasiones, legalizar lo que ya está invadido para que de esta manera el Distrito empiece a recibir nuevos ingresos, como es el caso del cerro de las Tres Cruces”.

Le puede interesar:  Así queman la naturaleza en Santa Marta

“En este POT los cerros han sido declarados como zonas de parque distrital, otros como zonas de conservación o corredor forestal y lo que se deben crear son estrategias por intermedio de la Udep, Personería y Policía para el control de estas invasiones en la ciudad”, continuó diciendo la cabildante.

Pensar en poder incentivar la construcción en algunos cerros con consideraciones que conlleven a la protección de los mismos, según la concejal Pacheco, esto permitiría impedir que el sector subnormal siga poblándolos creando cordones de miseria. “Se debería pensar en un plan de acción especial de manejo y conservación de los cerros de la ciudad con la participación de Corpamag, donde se implementen controles, sanciones y promover la educación ambiental. En su efecto que el Distrito mire un proyecto ambicioso con senderos peatonales, restaurantes, mirador, con el fin de disfrutar nuestra bella ciudad y el infinito azul de la bahía de Santa Marta”.

Datos entregados por el secretario de Gobierno, Adolfo Bula, a finales de febrero de este año, se estimó que más de 12 mil familias invadieron las zonas altas y medias de las montañas en diferentes sectores de la capital del Magdalena.

El funcionario agregó que hay zonas como las del barrio Juan XXIII y parte del cerro Ziruma, que es donde más se ha incrementado en el último tiempo, la construcción de viviendas rudimentarias de madera y techo de zinc y son familias enteras que buscan la forma de solucionar el déficit habitacional que existe.

Lo que hoy se llega a apreciar en los cerros de la ciudad es una problemática social que avanza a pasos agigantados y que cobra celeridad en esta época de pandemia; la falta de políticas que impliquen mejoramiento de los niveles de vida de los habitantes de Santa Marta y sobre todo la falta de control constante por parte de las autoridades distritales están llevando a la ciudad a quedarse sin cerros.

A finales de febrero de este año, se estimó que más de 12 mil familias invadieron las zonas altas y medias de las montañas en diferentes sectores de la capital del Magdalena.



Próximos Eventos

Más Noticias de esta sección

Publicidad