Senadores Cepeda y Barreras llevarán caso de escuchas ilegales a la CIDH

Política
Tamaño Letra
  • Font Size
(EFE).- Los senadores colombianos Iván Cepeda y Roy Barreras denunciarán ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) la existencia de nuevas escuchas ilegales de militares a políticos opositores, magistrados y periodistas.


"Con el senador Roy Barreras viajaremos a Washington para informar a la CIDH, congresistas y ONG internacionales sobre la grave situación de interceptaciones y seguimientos ilegales practicados desde el más alto nivel del Estado contra opositores, magistrados y periodistas", escribió Cepeda en su cuenta de Twitter.

Tanto Cepeda, del Polo Democrático Alternativo (PDA), y Barreras, del Partido de la U, han dicho que son víctimas de las "chuzadas", como se le conoce en el país a las escuchas ilegales.

Una investigación de la revista Semana asegura que el relevo como comandante del Ejército colombiano del general Nicacio Martínez, fue precipitado en diciembre pasado por las escuchas ilegales y no por los alegados "problemas familiares".

Esas interceptaciones ilegales se hacían desde dos guarniciones del Ejército "como una manera de blindarlas y evitar un allanamiento sorpresivo de la Justicia o el fisgoneo de los medios de comunicación", según Semana.

"Vamos a informarle a la CIDH todo lo que ha ocurrido y vamos a ser solicitud de medidas cautelares para velar por la protección de las personas que aparecemos en esta situación de las chuzadas", dijo Cepeda al diario El Espectador.

Cepeda y Barreras se reunirán el próximo viernes con Paulo Abrao, director ejecutivo de la CIDH, y con organizaciones de Derechos Humanos.

El julio del año pasado Barreras, cercano al expresidente Juan Manuel Santos; Cepeda y Antonio Sanguino, de la Alianza Verde, enviaron una carta al presidente colombiano, Iván Duque, en la que denunciaron "operaciones de descrédito" en su contra por parte de la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI).

En esa comunicación, los senadores aseguraron que está en marcha "operaciones de descrédito" en contra "de una decena de ciudadanos" que, según afirmaron, fueron declarados "objetivos políticos de acciones encubiertas". EFE