Agua y dulces por montón


Desde temprano el sol radiante que acostumbra imponerse en Santa Marta fue opacado por las nubes que aceleraron el crepúsculo, así mismo las lluvias no tardaron en llegar. La costumbre de muchos niños de tocar de casa en casa pidiendo dulces no fue igual, tampoco muchos...

Leer más...